No obstante, expertos como Óscar Martínez, jefe del Servicio de Ginecología de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, aclara que "es como todo, hay personas con mayor o menor sensibilidad pero no es cuestión anatómica, ni de terminaciones nerviosas, sino de cómo se percibe por cada individuo".
Fuente: La Razón