Para los más conservadores, "introducir esto en aquello", cuando la mujer está embarazada es algo que ni siquiera se plantean por los efectos perjudiciales que, suponen, puede tener el sexo en el feto. Y hay quien ante esta "abstinencia gestacional" responde con un directo "ellos se lo pierden", porque en realidad, no existe peligro ni para el bebé ni para la madre.
Fuente: La Razón