Los nuevos láseres cutáneos permiten la remoción total de los tatuajes sin apenas efectos secundariosEn los últimos años la demanda de tatuajes ha experimentado un importante aumento en España, hasta el punto de que estudios recientes señalan que una de cada cuatro personas de 18 a 30 años de países desarrollados lleva uno en algún lugar de su cuerpo. Aunque la mayoría no tienen problemas se estima que en torno a un 20% de las personas, con el paso del tiempo, acaba arrepintiéndose del tatuaje y que al menos un 6% termina buscando ayuda para tratar de eliminarlo.

"Hasta hace poco la retirada de un tatuaje era un proceso doloroso y, además, poco efectivo, porque siempre quedaban restos del pigmento. Sin embargo, gracias a la aparición de una nueva generación de láseres ya es posible la remoción total de los pigmentos de la dermis y epidermis sin apenas efectos secundarios para el paciente más allá de una pequeña inflamación transitoria, ya se trate de tatuajes monocromos o de varios colores", señala el doctor Alessandro OliverioEste enlace se abrirá en una ventana nueva, especialista del Hospital La Luz (grupo Quirónsalud).

Los motivos por los que una persona decide eliminar un tatuaje son variados, tal como señala el doctor Oliverio: "Hay una amplia variedad de razones, desde personas que deciden borrar de su vida pasada los hechos o parejas que fueron la causa del tatuaje hasta mujeres que no quieren asumir riesgos en el embarazo o personas cuyo nuevo desempeño profesional les impide llevar un tatuaje visible".

Los nuevos láseres permiten al paciente librarse de uno de uno de estos tatuajes mediante 8/10 sesiones aplicadas a lo largo de un periodo de hasta un año, aunque como es lógico depende mucho de la extensión del pigmento y se trata de un único color o de varios.

"Los láseres utilizados hasta ahora sólo permitían buenos resultados con tatuajes negros o azules, pero los equipos de nueva generación, como el que acabamos de incorporar en el Hospital La Luz (la última versión del Revlite de Hoya), al trabajar con cuatro longitudes de onda diferentes, eliminan también los multicolores que llevan tinta rosa, verde, naranja, azul o amarillo", agrega el doctor Oliverio.

También es relevante, de cara a obtener mejores resultados, si el pigmento está más o menos profundo en la dermis y de la zona del cuerpo donde está el tatuaje, siendo más compleja la intervención en áreas donde la piel es especialmente sensible.