El síndrome metabólico y la obesidad visceral se han relacionado con la progración en el daño cardiovascular y, más recientemente, con el renal.
Fuente: Diario Médico