Las caídas de temperatura y la llegada del otoño hacen que haya que estar atento y preparado para la reaparición de los síntomas alérgicos.

36824931_xlImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl doctor Ignacio García Núñez, especialista en alergología de Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar, explica que son dos los factores claves para el repunte de las alergias. "Por un lado, está la vuelta a la normalidad: trabajo, colegio, etc. o lo que es lo mismo, lugares con mucha acumulación de personas donde la transmisión de enfermedades respiratorias es mucho más fácil y común; y por otro lado está la caída de las temperaturas, lo que trae varias consecuencias: una de ellas es el aumento de los niveles de ácaros del polvo en el ambiente, ya que dichos seres vivos necesitan, entre otras cosas, una temperatura entre 10 y 30 grados para desarrollarse y un nivel de humedad moderado-alto. Otra consecuencia es el aumento de las infecciones víricas respiratorias, lo que conlleva una descompensación de toda la patología respiratoria".

También se produce el rebrote de las enfermedades cutáneas, como la dermatitis atópica, motivada por el aumento de los niveles de ácaros del polvo y los hongos en el ambiente.

Los especialistas aconsejan al final del verano o en otoño retomar el tratamiento de las patologías alérgicas, muchos de los cuales han sido abandonados durante el verano e ir preparándose para la próxima primavera. Si el año pasado el paciente lo pasó mal o peor respecto a años previos ahora es el momento de plantearse acudir a un alergólogo para que diagnostique y el paciente comience un tratamiento con vacunas para que mitiguen sus síntomas en algunos casos, y en un porcentaje no desdeñable de pacientes, los elimine.

Otro aspecto también muy importante, continúa el alergólogo "es la apertura de los comedores escolares, donde se atienden diariamente miles de niños. Las alergias alimentarias están en claro aumento en nuestra población infantil, lo que conlleva que los niños con sospecha de alergia alimentaria deban ser evaluados en estos meses de cara a diagnosticarlos correctamente y emitir los correspondientes informes para ser presentados en los comedores escolares con los alimentos que pueden o no tomar.

La alergia alimentaria en niños es muy cambiante, habiendo multitud de casos donde se pierde dicha sensibilidad alimentaria tras varios años sin tomar el o los alimentos implicados, concluye el doctor

En el Servicio de Alergología y Neumología del Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar diagnostica y trata a todo tipo de pacientes desde un punto de vista multidisciplinar, planteando soluciones y tratamiento para todos ellos, aumentando la calidad de vida y evitando pérdida de días de trabajo o asistencia a la escuela, entre otras muchas causas.

Disponen de un hospital de día donde se realizan exposiciones controladas a medicamentos y alimentos en dosis progresivas bajo supervisión de personal del Servicio para confirmar la tolerancia a un alimento en cuestión tras la realización de su correspondiente estudio.

Como conclusión final, el doctor Ignacio Núñez aconseja anticiparse a la llegada de los síntomas de alergia para que ellos no repercutan en nuestra vida cotidiana.

Etiquetas: alergia, alergia alimentaria, respiratoria, cutánea