Ese es el caso del nacimiento de Sacha Thyssen y de otros bebés cuyo peso y longitud se traduce después en cheques para los papás.
Fuente: VANITAS