El pediatra del Hospital de día Quirónsalud Donostia, el Dr. Kenio Cavour, participó en el programa de las tardes de ETB2, "Sin Ir Más Lejos" en el espacio de consultas que dedican a la salud en verano, con información sobre el cuidado de los niños.

Los distintos factores externos y las actividades que se realizan durante el verano pueden ayudar a perturbar el bienestar de los más pequeños de la casa. Esta sobre-actividad hacer que los pediatras tengan un aumento de "consultas particulares que se centran en la logística para salir de casa y la demanda de cuidados necesarios para la protección de los más pequeños" explicó el Dr. Cavour en el magazine de la tarde.

Uno de esos factores se encuentra en el uso frecuente del aire acondicionado, "el contraste térmico hace que los niños se congestionen más y producen una irritación de las vías aéreas debido a la gran diferencia de temperaturas. Además, este problema "se puede acrecentar un poco más en el coche donde con abrir la puerta ya hay un gran cambio de temperatura". Por eso, la diferencia entre la temperatura exterior e interior "no puede superar los diez grados y se aconseja una temperatura entre los 20-24º" matizaba el pediatra.

Según Kenio Cavour, la otitis externa y los hongos son otras de las causas más comunes que pueden suponer un peligro para los niños en esta época del año. En el caso de los oídos, la toma de contacto con elementos externos puede producir irritación: "las piscinas son más nocivas que el mar por cuestión de higiene, ya que se concentra mayor cantidad de gérmenes que en la playa –e incluso-, los productos que se usan para la limpieza pueden afectar al oído. Es aconsejable utilizar tapones que habrá que ir actualizando a medida que crece el niño", puntualiza el pediatra. En el caso de los hongos, el especialista explica que "en la playa el contagio es muchísimo más improbable. Respecto a las piscinas, es recomendable el uso de chanclas, especialmente en la zona de vestuarios y donde el agua está más estancada. Además, las chancletas pueden evitar problemas de resbalones y caídas".

"En verano hay tres cosas que son clave: la hidratación la sombra y la protección", y es que según el pediatra es esencial que, sobre todo con los más pequeños, se tengan en cuenta estos tres factores. Con la exposición "la edad es primordial", por lo que se desaconseja acudir a la playa con niños menores de seis meses. A partir de dicha edad "hay que evitar las horas centrales del día y utilizar una protección solar que cree una barrera física que no penetre necesariamente en la piel", dejando el uso de protectores solares con barreras químicas para niños más mayores.

20160808_SIML

Para su protección, el Dr. Kenio Cavour explica que "hay que utilizar ropa que refleje la luz del sol" que también ayudará "a mantenerlos fresquitos". Igualmente, aconseja el uso de neoprenos o de "camisetas con pantalla solar que ayudan a proteger la piel del niño y disminuyen el golpe térmico que se produce al entrar al agua", evitando así problemas con cortes de digestión. En el caso de los mosquitos, el pediatra aclara que los mosquitos salen al atardecer por lo que la protección hay que ponerla a la tarde para que funcione.

El calor, los múltiples estímulos o el cambio de horarios también puede repercutir al apetito o la calidad del sueño de los niños. Para mantenerlos bien hidratados lo más aconsejable siempre es el agua y algún zumo, si es natural mejor. En las comidas en cambio, el especialista aconseja "no obligarles a comer pero ofrecerles comida constantemente". Respecto al sueño, "es aconsejable que el niño descanse y tenga un periodo de siesta" ya que al final del día todos esos estímulos tendrán al pequeño más activo y será más difícil hacerle dormir, finaliza el pediatra.

Para ver la intervención completa del Dr. Kenio Cavour y conocer todas las recomendaciones del pediatra del Hospital de Día Quirónsalud Donostia, pincha AQUÍ. Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Etiquetas: pediatría, | verano, niños, otitis, insolación, hongos, hidratación