Afrontar la muerte cada día es la dura rutina de los oncólogos. Vencerla, su reto y superarla, su máxima. "Estamos expuestos continuamente al sufrimiento, el cincuenta por ciento de nuestros pacientes fallecen", asegura José Alfredo Almenárez, oncólogo del Hospital Universitario Insular, de las Palmas de Gran Canaria.
Fuente: La Razón.es