jaws1

Osteonecrosis mandibular / Foto: The New York Academy of Sciences


El plasma rico en factores de crecimiento (PRGF) regenera el tejido mandibular de manera predecible, lo que resulta de gran utilidad en patologías como la osteonecrosis mandibular, la disfunción de la articulación temporomandibular (ATM) y en cirugía implantológica, según los coordinadores del Curso de Formación en Cirugía Oral y Maxilofacial, que organiza este fin de semana en la Clínica La Luz la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM). El curso está dirigido por la doctora Aintzane Torre Iturraspe, responsable del Departamento de Formación en el BTI Biotechnology Institute de Vitoria).

La necrosis de los tejidos de la mandíbula por falta de riego sanguíneo "es una patología común en pacientes crónicos que han recibido durante varios años corticosteroides (como asmáticos) y mujeres en tratamiento con bifosfonatos para la menopausia", explica el doctor Javier González Lagunas, presidente de la SECOM. Las pacientes que han recibido bifosfonatos orales durante tres años o intravenosos durante uno o más años, tienen mayor riesgo de sufrir osteonecrosis mandibular, según un documento de consenso elaborado por la SECOM en 2008.

La osteonecrosis mandibular se suele tratar con el reemplazo del tejido dañado por un injerto tras eliminar el tejido necrosado. Sin embargo, el plasma rico en factores de crecimiento ha demostrado que puede ser más eficaz y seguro en muchos casos tanto en la prevención como en el tratamiento de esta enfermedad, comenta por su parte la doctora Torre Iturraspe. Esta tecnología (Endoret® -PRGF®) está basada en la propia sangre del paciente. Tras su centrifugación y fraccionamiento, se obtiene la separación de células sanguíneas por un lado y el plasma y plaquetas por otro. Este plasma contiene una gran concentración de plaquetas, las cuales liberan una gran cantidad de factores de crecimiento provocando distintas señales celulares que aceleran y optimizan la reparación de los tejidos. El año pasado fue reconocido como medicamento de uso humano no industrial por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

Un estudio español, publicado el pasado mes en la revista British Journal of Oral and Maxillofacial SurgeryEste enlace se abrirá en una ventana nueva, revela cómo el PRGF ayudó a la regeneración parcial de un hueso de la mandíbula necrotizado y a eliminar el dolor y la hipoestesia (falta de sensibilidad) en una paciente que había sufrido osteonecrosis mandibular debido a los bifosfonatos. Otra investigación publicada en la revista Journal of Oral Maxillofacial SurgeryEste enlace se abrirá en una ventana nueva en 2013 concluye que el uso de PRGF en pacientes tratados con bifosfonatos intravenosos "parece ser la mejor elección" en quienes necesitan una extracción dental, ya que "este tratamiento es más rápido y sencillo" que otros procedimientos.

El plasma rico en factores de crecimiento estimula la cicatrización de heridas, disminuye la inflamación y el dolor y reduce el riesgo de infección. Su preparación y manipulación son sencillas, destaca la doctora Torre Iturraspe. Los casos más comunes donde se utiliza en cirugía oral y maxilofacial son para promover la regeneración del hueso y de los tejidos blandos adyacentes en los defectos post-extracción dental. También se emplea en tratamientos implantológicos, pacientes con poco hueso y necesidad de injertos para la colocación de implantes, tratamientos de defectos periodontales y en casos de dolor en la articulación temporomandibular, añade.

Otras áreas en los que es utilizada esta tecnología es en medicina del deporte (acelerando la curación de lesiones del aparato locomotor), oftalmología (como tratamiento del ojo seco) y curación de úlceras cutáneas. Actualmente se están llevando a cabo estudios para ampliar su uso en otras especialidades.

Por su parte, el doctor Joaquín Martínez Hernández, director gerente de la Clínica La Luz, destaca también las posibilidades que esta nueva terapia ofrece a los pacientes con osteonecrosis mandibular y apuesta por seguir trabajando en esta líneapara conseguir cada vez mejores tratamientos en este campo. Al mismo tiempo expresó la apuesta de la Clínica La Luz por apoyar todos los eventos científicos que, como ocurre con este curso, tienen como objetivo aplicar las últimas terapias disponibles y actualizar los conocimientos científicos de los distintos especialistas.