googleweb

El dr Caballero, durante la intervención.


  • Los doctores Enrique Moreno y Adelardo Caballero utilizan las Google Glass en el marco de la resección de un tumor de páncreas a una paciente de 45 años
  • El dispositivo permite grabar y retransmitir la intervención mediante órdenes de voz, además de consultar en tiempo real las pruebas clínicas del paciente que está siendo intervenido
  • En EEUU unos 8.000 cirujanos, llamados ‘Glass Explorers’, han probado ya el dispositivo de forma experimental

Madrid, octubre de 2014.- La utilización con fines médicos de las Google Glass, las gafas interactivas y conectadas a Internet diseñadas por Google, es cada vez más frecuente. Dos cirujanos de la Clínica La Luz, el doctor Enrique Moreno, especialista de prestigio mundial en el ámbito del aparato digestivo; y el doctor Adelardo Caballero, también experto en cirugía digestiva, han intervenido con éxito a una paciente con cáncer de páncreas con la asistencia de las gafas de Google, lo que les permitió grabar la intervención y consultar in situ, a través del mismo dispositivo, las pruebas clínicas preoperatorias sin necesidad de otro tipo de sistemas o de soporte físico.

En el transcurso de la intervención, la primera de este tipo realizada en España con la ayuda del citado dispositivo, el doctor Caballero fue el encargado de utilizar las Google Glass durante gran parte de la cirugía con el fin de aprovechar las capacidades de este adelanto tecnológico en beneficio de la paciente. El doctor Moreno explicó por su parte al término de la intervención que "las Google Glass constituyen un dispositivo excelente para mejorar la técnica quirúrgica".

La paciente, una mujer de 45 años, sufría un tumor de páncreas de tamaño considerable, que fue extirpado con éxito durante la intervención, que tuvo lugar el pasado 7 de octubre. Actualmente está dada de alta y hace vida normal con los controles y revisiones pertinentes, dada su patología.

El doctor Adelardo Caballero mostró también su satisfacción por el uso de las gafas interactivas, que se conectan vía wifi a un ordenador remoto al que se pueden remitir las imágenes grabadas o donde otro especialista puede ver la intervención a distancia en tiempo real y participar en la toma de decisiones, ya que está viendo exactamente lo mismo que el doctor que está interviniendo al paciente en ese momento".

"Otra de las ventajas para nosotros es que, en caso de necesidad y mediante unas simples órdenes de voz, podemos entrar en un menú y ver ante nuestros propios ojos las imágenes de diagnóstico y las pruebas preoperatorias, sin necesidad de retirarnos de la mesa de operaciones o de quitar la vista de encima al paciente", explica el doctor Caballero. Este especialista está convencido de que este dispositivo estará cada vez más presente en las intervenciones quirúrgicas de las distintas especialidades y acabará siendo de uso rutinario, tanto en el ámbito asistencial como en el docente.

‘GLASS EXPLORERS’

De forma parecida piensan los responsables del Colegio Americano de Cirujanos (ACS), que cifraban recientemente en su Boletín oficial en 8.000 el número de cirujanos estadounidenses que ya han probado las Google Glass en quirófano en calidad de Glass Explorers, especialistas que están utilizando el sistema de forma experimental.

Esta tecnología forma ya parte incluso de uno de los cursos en cirugía telemonitorizada organizado por el Comité de Tecnología Sanitaria de la Información del citado Colegio Americano de Cirujanos. "Teniendo en cuenta que el dispositivo es similar a un smart phone con apps, que tiene capacidad de hacer fotos y vídeo y puede transmitir los datos sin cable a través de Internet, es evidente que el uso de las Google Glass en un quirófano puede tener numerosos beneficios", señala la citada organización médica.

Para el doctor Joaquín Martínez, director gerente de la Clínica La Luz, el incipiente uso de este tipo de dispositivos en el quirófano pone de manifiesto que "la cirugía es precisamente uno de los ámbitos que a priori más se puede aprovechar de los adelantos en materia de tecnología de la información y la comunicación".

"No cabe duda de que el hecho de poder transmitir en tiempo real y sin cables lo que está ocurriendo ante los mismos ojos del cirujano, que puede consultar pruebas diagnósticas sin moverse, compartir lo que está ocurriendo con otros colegas en tiempo real y almacenar las imágenes para su estudio posterior, tiene un valor indudable que acaba redundando en beneficio del paciente", concluyó.