Una enfermedad que a menudo suele confundirse en hogares y escuelas con un simple problema de "mala conducta" pero que, sin una detección precoz, un adecuado tratamiento y posterior seguimiento en la edad adulta, pueden derivar en la aparición de casos de violencia, fracaso, ansiedad y depresión.
Fuente: Minoriasorda.com