Un equipo liderado por el Dr. Aleix Vidal, especialista en cirugía ortopédica y traumatología deportiva, se ha trasladado a Baikal, en Rusia, para formar a 10 cirujanos en artroscopia y cirugía mínimamente invasiva. Durante la visita, se llevarán a cabo cerca de 25 intervenciones y se instalará un sistema que permita mantener el contacto entre los equipos.

Gracias a esta nueva expedición solidaria formada por 14 profesionalesEste enlace se abrirá en una ventana nueva del equipo del Dr. Aleix VidalEste enlace se abrirá en una ventana nueva, e impulsada por la Asociación ARANEste enlace se abrirá en una ventana nueva y la Fundación QuirónsaludEste enlace se abrirá en una ventana nueva, podrán formarse 10 especialistas en artroscopia y cirugía mínimamente invasiva en el Hospital Clínico Semashko.

Durante su estancia, de más de 7 días, está previsto que el equipo liderado por el prestigioso especialista en cirugía ortopédica y traumatología atienda a 25 pacientes con diferentes patologías relacionadas con el ligamento cruzado, la rodilla y la tibia.

Innovación y tecnología al servicio de la docencia solidaria

Además de la formación, se instalará un canal a través de telemedicina mediante el cual los profesionales rusos podrán comunicarse con el equipo del Dr. Vidal. Así quedará garantizada una formación permanente y un abordaje en equipo de los casos más complejos. A través de un sencillo dispositivo móvil, tableta o Smartphone.

El proyecto UniversalAthroscopy

Se trata de un programa solidario de docencia destinado a formar especialistas en el ámbito de la artroscopia y la cirugía mínimamente invasiva, que se inició en el año 2010.

El proyecto, que ya se ha llevado a cabo en Perú, Guatemala y Etiopía cuenta con el soporte de la Fundación Quirónsalud y el patrocinio de la Asociación ARAN y pretende formar especialistas en estas áreas geográficas; crear una plataforma digital que permita continuar con la formación y el soporte en los casos más complejos; realizar intervenciones mínimamente invasivas y, por tanto, con menos riesgos para los pacientes, así como tratar a aquellas personas que de otra manera no tendrían acceso a este tipo de intervenciones.

Este programa constituye una prueba piloto en el ámbito de la docencia y deja una puerta abierta para futuras colaboraciones con equipos quirúrgicos de las zonas más desfavorecidas.