cirugia_intimaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Hospital Quirón Valencia pone en marcha una Unidad de Cirugía Estética Íntima, liderada por los doctores, especialistas en ginecología, Víctor y José Enrique Martín. El objetivo de esta nueva unidad, además de mejorar estéticamente el aparato genital externo de la mujer, es facilitar una mayor sensación de bienestar y seguridad a la paciente, así como unaumento de la calidad de su vida sexual.


Las consultas para someterse a una cirugía íntima se han multiplicado en los últimos años tanto entre mujeres de 45 y 50 años, como entre jóvenes de 20 y 30 años. Como declara el doctor doctor Víctor Martín, "es a partir de la década de los 80 cuando las mujeres empezaron a interesarse, además de por la estética de sus senos y rostro, por la de sus partes más íntimas. Es como si, ya conseguida la aceptación general de la necesidad de una cara y unos pechos bonitos, el interés se empezara a desviar hacia otras zonas mucho más íntimas de su anatomía"


Entre las cirugías más demandas están la labioplastia, el rejuvenecimiento vaginal y la reparación del himen. "Aunque cada vez son más también las que optan por realizarse un aumento de sensibilidad en el punto G, liposucciones o relleno de labios mayores y blanqueamientos anales, vulvares y perineales, esto último dirigido también a varones", apunta el doctor José Enrique Martín.


La intervención de labioplastia consiste en reducir el tamaño de los labios o recuperarlos del daño que puedan haber sufrido durante el parto. El rejuvenecimiento vaginal está indicado para mujeres después de dar a luz pierden la tonicidad del músculo de la vagina. Con este tipo de intervención las pacientes, además de recuperar el aspecto estético y visual de sus vaginas, pueden recuperar también su función. La reconstrucción del himen consigue restaurar esta membrana que rodea la apertura de la vagina, y es especialmente demandada por pacientes procedentes de culturas en las que la virginidad continúa siendo un requisito previo al matrimonio. El aumento del punto G se realiza mediante la inyección de una sustancia inocua que consigue mejorar de forma clara la satisfacción de la mujer en sus relaciones sexuales al aumentar el tamaño de esa zona densamente inervada. Por último, el blanqueamiento anal es un proceso completamente estético que no ofrece ninguna mejora funcional ni sexual, "y que simplemente busca aclarar la piel de la zona anal, también la perineal y vulvar que, por naturaleza, muchas veces es mucho más oscura que el resto del cuerpo", precisa el doctor Víctor Martín. Este proceso se realiza mediante la aplicación de láser y es muy eficaz, aunque se requieren normalmente varias sesiones que gradualmente obtienen el efecto deseado.


La utilización de tecnología láser para la realización de todas estas técnicas hace que la recuperación de las pacientes sea mucho más rápida y las cicatrices, mínimas. "A las cuatro semanas la cicatrices son casi imperceptibles", agrega el doctor José Enrique Martín, quien al mismo tiempo asegura que el postoperatorio de este tipo de intervención es muy bueno y no requiere, en la mayoría de ocasiones, de ingreso hospitalario.