La ecografía es la técnica más fiable para detectar patología grave de forma rápida y precisa en pacientes críticos.

Proporciona imágenes nítidas del interior del organismo y asegura un diagnóstico más exacto que un fonendoscopio. Además, es una técnica inocua e indolora, no invasiva en comparación con otras técnicas diagnosticas de medicina intensiva que precisan punciones arteriales o venosas. De esta manera, la ecografía evita el riesgo de infecciones y los problemas mecánicos derivados de las punciones.

Por otro lado, permite un tratamiento adaptado a la necesidad concreta del paciente. Esta ventaja supone una atención sanitaria personalizada y unas mejores expectativas de supervivencia y recuperación del paciente grave.

20151211 - HQPP - Ecografía en UCI IV

En el paciente cardiológico la ecografía sirve para estudiar el funcionamiento del corazón y en pacientes graves no cardiológicos, para analizar la repercusión de la enfermedad sobre el mismo. Por ejemplo una ecografía realizada a tiempo, puede detectar zonas de mala contracción del corazón, advertir de un posible infarto y prevenirlo o bien recomendar la necesidad de practicar un cateterismo cardiaco.

Además, la ecografía también es muy efectiva para el manejo de la patología cerebral, las enfermedades pulmonares o abdominales e incluso facilita la inserción de catéteres venosos y arteriales evitando hematomas y múltiples punciones a ciegas. En todo caso es útil para descartar riesgos de lesiones graves.

En un servicio de cuidados intensivos, la ecografía también aporta información sobre el estado de hidratación del paciente y por lo tanto ayuda a ajustar la cantidad de sueroterapia necesaria.

Además de facilitar el diagnóstico médico, en ocasiones la ecografía evita técnicas invasivas de monitorización con catéteres como por ejemplo la punción de una vena en una zona cercana al corazón con todas las complicaciones -roturas, hematomas –que pueden producirse, y por lo tanto también reduce el riesgo de infecciones de estos catéteres. Por último, el mejor diagnóstico, y el tratamiento bien ajustado reducen, de forma general, las estancias hospitalarias del paciente.

Por estos motivos, y en cumplimiento de lo que recomiendan los estándares internacionales, en las Unidades de Cuidados Intensivos del Hospital Quirónsalud Palmaplanas y la Clínica Rotger es preceptivo someter prácticamente a todos los pacientes a una ecografía diagnóstica pues casi siempre aporta alguna información básica para el manejo.

Los protocolos establecen la máxima recomendación en realización de ecografías a pacientes politraumáticos, cardiológicos, sépticos, o postoperados en las unidades de vigilancia intensiva.

Actualmente, existen estudios internacionales de rentabilidad diagnóstica que demuestran que de cada 100 pacientes a los que se les practica una ecografía, en una Unidad de Cuidados Intensivos o en Urgencias, a 80 se les modifica el tratamiento en base a lo observado en la prueba ecográfica. Es una evidencia que se trata de una técnica con un altísimo rendimiento diagnóstico.

20151211- HQPP - Ecografía en UCI I


Anteriormente, las pruebas ecográficas eran pruebas complementarias que hacia otro especialista ajeno al médico que lleva al paciente, pero ahora en las Unidades de Cuidados Intensivos del Hospital Quirónsalud Palmaplanas y Clínica Rotger, la ecografía es una herramienta clínica utilizada por el mismo médico que diagnostica y trata al paciente. Esto es posible gracias a un programa de formación impulsado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Quirónsalud Palmaplanas que sigue el número de estudios tutelados que recomiendan las guías internacionales para el uso de la ecografía en críticos y permite que pueda aplicarse en este contexto.

Formación a médicos residentes e intensivistas de todo el territorio nacional.

La técnica ecográfica requiere un conocimiento y formación específicos. La mayoría de médicos intensivistas del país carecen de esta formación por no estar incluida en sus estudios reglados. En el Hospital Quirónsalud Palmaplanas se forma desde hace 7 años a los profesionales del centro y a médicos residentes del sistema público. Entorno a 40 residentes ya han realizado una estancia formativa de uno, dos o tres meses. Una experiencia para la que se acumula una lista de espera cercana a un año y que permite a los médicos residentes, atesorar amplios conocimientos y una práctica superior a las 200 ecografías por ciclo formativo siempre que superan los 2 meses de estancia.

El Doctor Raúl Vicho, médico intensivista del Hospital Quirónsalud Palmaplanas y presidente de la Sociedad Española de Ecografía en Críticos(ECOCRITIC) imparte además, cursos en centros públicos y privados nacionales acudiendo a las Unidades a realizar talleres prácticos personalizados al nivel formativo y dotación de equipos de cada sitio. Actualmente, está realizando un programa de formación continuada con Intensivistas del Hospital Quirónsalud Valencia y del Hospital de Manises. En Baleares de forma frecuente, también imparte cursos para la formación en ecografía de médicos del 061, siempre orientados al uso óptimo de la prueba de ecografía en pacientes críticos. Esta actividad ha servido para formar a más de 1.000 profesionales sanitarios y para la difusión de unos conocimientos que en definitiva, redundan en una mejor práctica asistencial y mayor calidad sanitaria para los pacientes.