Seguramente usted nunca se lo haya planteado. Pero deténgase un par de minutos a reflexionar si su hijo tiene problemas de conducta y, además, es estreñido. Pues, aunque aparentemente nada tenga que ver una cosa con la otra, lo cierto es que ambos factores están relacionados.
Fuente: El Mundo