La hipertensión arterial es una enfermedad crónica que afecta en nuestro país a cerca de la mitad de la población y a dos tercios de los mayores de 65 años. Además, se estima que un 37% se encuentra sin diagnosticar.

La hipertensión arterial es el factor de riesgo más prevalente y según la Organización Mundial de la Salud la primera causa de muerte en el mundo.

La hipertensión se relaciona directamente con enfermedades como la diabetes tipo 2 y, por supuesto, las enfermedades cardiovasculares como los infartos, cardiopatías, arritmias, etc.

Unos hábitos de vida saludables que incluyan una dieta sana, el control del estrés y la actividad física son las medidas preventivas de mayor impacto.

Por eso, con motivo del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, que se celebra el 17 de mayo, la Dra. Ana Portolés destaca que a diferencia de otras patologías, el confinamiento obligado por la crisis del COVID19 ha supuesto para la mayoría de los pacientes con hipertensión una mejoría de su estado de salud. "El hecho de haber llevado unas rutinas más ordenadas en cuanto a alimentación y horarios y una menor exposición al ritmo estresante de la actividad laboral habitual, ha tenido como consecuencia que 3 de cada 4 pacientes estén igual o mejor que al inicio del confinamiento. Incluso en muchos casos, durante este periodo se ha podido reducir la medicación de los pacientes".

La Dra. Portolés recomienda mantener los hábitos saludables durante la vuelta a la normalidad y recuperar la actividad física moderada para apoyar esta mejoría en la salud de los pacientes hipertensos.


7-Sabiasque-QUIRON7-Sabiasque-QUIRON