En la actualidad, tal y como recuerda J. Cristopher Gallagher, del departamento de Endocrinología de la Universidad Creighton en Omaha (Nebraska), los tratamientos más usados para la prevención de la osteoporosis son los bisfosfonatos, los estrógenos y los moduladores selectivos del receptor de estrógeno (SERM). No obstante, como explica Manuel Díaz Curiel, de la Fundación Jiménez Díaz y presidente de la FOEMO (Fundación de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas óseas) "un fármaco de esta última familia ha fracasado, lo que ha supuesto un duro varapalo y puede indicar que la vía de los SERM esté agotada".
Fuente: El Mundo