Gracias a este avance se abren nuevas líneas de investigación para diagnosticar graves infecciones en el aparato urinario que pueden provocar la pérdida del órgano en pacientes con trasplantes de riñón.
Fuente: Gaceta Médica