otalmologia


Las personas que trabajan en oficinas o entornos similares pasan muchas horas al día frente a la pantalla del ordenador lo que, unido al creciente uso de dispositivos móviles como los smart phones o las tabletas, supone que los ojos soportan una fatiga que muchas veces puede estar en el origen de patologías oculares. La ausencia de dolor o de sintomatología específica hace que cuando el afectado se da cuenta de que algo va mal, puede ser demasiado tarde. Por ello las revisiones oftalmológicas periódicas son obligadas para cualquier persona que trabaje con pantallas, sin importar su edad.

"Las personas que trabajan con pantallas tienen que mentalizarse de que deben someterse a revisiones periódicas desde el primer día, al margen de su edad, ya que es recomendable al menos marcar el riesgo que pueda tener cada persona según el trabajo que desempeña y sus antecedentes familiares", explica el doctor Juan Donate, coordinador del Curso y jefe de la Unidad de Oftalmología de la Clínica La Luz.

El doctor Donate advierte de que "la cada vez mayor exposición a las pantallas, si no se hace de forma adecuada, puede generar enfermedad ocular, pero sobre todo incomodidad y una mala calidad de vida o de trabajo". Así, destaca que "mantener una buena postura y una buena organización de los puestos de trabajo es fundamental para evitar trastornos funcionales".


MAYOR DEMANDA DE TRATAMIENTOS

Según se ha puesto de manifiesto en el Curso, organizado por AMQ Oftalmos y patrocinado por las compañías Novartis, Bloss Group, Allergan y Angelini, el incremento de la esperanza de vida, por un lado, y el aumento del número de personas que pasan muchas horas frente a las pantallas, por otro, se ha traducido en una mayor "demanda de soluciones" ante los trastornos oculares.

En el Curso, orientado a formar a oftalmólogos generales, residentes y personal auxiliar de consulta, se ha analizado el funcionamiento de dos importantes herramientas de diagnóstico por imagen de las enfermedades de retina: la Angiografía Fluoresceínica (AGF) y la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT). La primera consiste en inyectar un contraste para analizar cómo es la circulación sanguínea en los ojos. En función de una serie de patrones el oftalmólogo puede ver si existen problemas en una u otra capa. "Del dibujo que obtenemos podemos sacar conclusiones del diagnóstico y después del algoritmo de tratamiento para cada
paciente", explica el doctor Donate. Por su parte, la OCT permite ver capas de la retina a escala microscópica (con resoluciones de hasta una micra) sin necesidad de someter al paciente a una biopsia.


PATOLOGÍAS FRECUENTES

En general las patologías de la retina más frecuentes son la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) y la retinopatía diabética. En ambos casos la personalización de los tratamientos ha supuesto importantes avances. Asimismo, gracias al avance en las técnicas de diagnóstico y tratamiento las personas con
DMAE, que se da en personas de edad avanzada, ya "tienen opciones de hacer una vida prácticamente normal", cuando hasta hace pocos años era una patología cuya evolución era imparable. Esto se debe, según señala el doctor Donate, a la llegada de los llamados fármacos intravítreos, "que inhiben el crecimiento de los vasos sanguíneos y hacen que el deterioro sea menor e incluso se pueda revertir".

Mucha gente acude también a las consultas de oftalmología debido a trastornos como las famosas "moscas volantes" o "nubes" (manchas o puntos que parecen moverse en el campo visual). Generalmente estos trastornos "no se traducen en nada serio, pero en algunas ocasiones pueden ser una pequeña señal de alarma de algo más grave que hay que descartar", concluye el doctor Donate.

Los oftalmólogos asistentes al curso fueron recibidos por el director gerente de la La Luz, el doctor Joaquín Martínez Hernández, quien consideró "muy significativo" poder acoger este Curso, iniciativa que enmarcó dentro en la "apuesta clara" de la Clínica por la excelencia y por incorporar a profesionales de reconocido prestigio en las distintas especialidades".

"Dentro de esa apuesta por la excelencia en la asistencia sanitaria está, por supuesto, la voluntad de compartir conocimientos científicos", explicó el doctor Martínez, que reafirmó de este modo su disponibilidad a que los especialistas de La Luz utilicen sus instalaciones no sólo para tratar a sus pacientes, sino también para proceder a ese intercambio de conocimientos, imprescindible en la medicina de calidad.


CLÍNICA LA LUZ

La Clínica La Luz es uno de los más modernos complejos clínicos europeos y el centro asistencial privado más grande de Madrid. Desde su creación, en 1978, la filosofía de la Clínica La Luz ha sido la de considerar al paciente el eje central de una asistencia sanitaria basada en la innovación y la excelencia clínica. La Luz, asimismo, es uno de los centros mejor dotados del ámbito asistencial privado de la Comunidad de Madrid y provincias limítrofes.

La excelencia clínica de La Luz se manifiesta en la capacidad para aplicar técnicas y protocolos de actuación avanzados gracias a la presencia de un equipo de especialistas de prestigio y primer nivel, capaces de cubrir todas las áreas de la medicina, así como en la disponibilidad y utilización de recursos materiales altamente especializados y de última generación en las áreas de consulta, diagnóstico, cirugía y postoperatorio. En la actualidad, la Clínica La Luz cuenta
con un equipo de casi 80 especialistas distribuidos en una treintena de servicios y unidades.


Para más información:
Clínica La Luz
Antonio González
Director de Comunicación y Relaciones Públicas
Tel: 91 453 04 73
Correo electrónico: agonzalezgg@quironsalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva