La Consejería de Sanidad se dispone a abrir la puerta, por primera vez, a la gestión privada de un centro de especialidades, hasta ahora coto cerrado junto a los centros de salud de la gestión pública en la atención médica a los ciudadanos. El Gobierno de Esperanza Aguirre también ha dado en el último año el mismo paso en la atención hospitalaria de 1,5 millones de madrileños.
Fuente: El País