Junto con otras medidas tradicionales, como el establecimiento de una adecuada dietética o la administración de fármacos, la utilización del balón intragástrico se ha erigido en un recurso útil para hacer frente a la obesidad, pero sus indicaciones están limitadas y su eficacia sólo se mantiene si se acompaña de unas correctas medidas nutricionales y de ejercicio. Así lo puntualiza la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), que ha previsto la realización de una actividad científica sobre el uso del balón intragástrico en su congreso nacional, que tendrá lugar el próximo mes de octubre en Zaragoza.
Fuente: