Factores como el envejecimiento, la disminución de las hormonas sexuales y el estilo de vida inadecuado son los principales que determinan una baja masa ósea y que, por tanto, están en la génesis de gran parte de las fracturas osteoporóticas. Junto con el tratamiento, son dos los nutrientes esenciales en las estrategias de manejo de la osteoporosis: el calcio y la vitamina D, ya que "un nivel inadecuado de estas dos sustancias tiene serias consecuencias, como la pérdida de hueso, dolor músculo-esquelético, debilidad muscular, caídas y fracturas", según Manuel Díaz Curiel, del Servicio de Medicina Interna de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid.
Fuente: DMedicina.com