calzado_inadecuadoImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoAlgunos dolores de espalda y de rodilla tienen su origen en los pies. Los especialistas en Traumatología de Quirón Bizkaia advierten de que "el uso de tacones, como de plataformas y sandalias planas, ocasiona problemas de salud" y resaltan la importancia de adecuar convenientemente el calzado. "Las mujeres padecen hasta cuatro veces más problemas que los hombres, como juanetes, callos, dedos de martillo, deformaciones, etc., y todo por calzar tacones", sentencia el doctor Jon Cendagortagalarza. El empleo de zapatos inapropiados o con tacón excesivo causa dolor de espalda, piernas, tobillos y pies, además de modificar la forma de caminar.


Los juanetes o hallux valgus son causados por una predisposición genética y se agravan con el uso de un calzado inadecuado. Esta lesión se caracteriza por "la desviación hacia dentro del dedo gordo, que en casos graves se monta sobre el segundo dedo, con la consiguiente alteración de la articulación y la prominencia de la cabeza del primer metatarsiano que forma, en el lateral del pie, el conocido juanete", detalla el traumatólogo de Quirón Bizkaia. Otra de las lesiones frecuentes es la inflamación o la fractura de los sesamoideos, dos huesos pequeños y redondos que se encuentran bajo el metatarsiano del dedo gordo y que cumplen una importante función en el movimiento de despegue del pie del suelo.


Pero no solo los dedos sufren con la postura a la que obligan los zapatos altos. También el tendón de Aquiles, pues se llega a acortar su longitud y produce dolor al caminar sobre un zapato plano. El tobillo es otro de los grandes perjudicados, como consecuencia de la inestabilidad que genera andar sobre un tacón alto: esguinces y microtraumas repetitivos. "Recientemente se ha establecido la relación entre el uso prolongado de alzas, el deterioro de las articulaciones y la aparición de artrosis de rodilla", informa el traumatólogo.


Atención al verano

Es importante elegir un zapato que proporcione estabilidad a nuestro cuerpo para prevenir y evitar futuras molestias de espalda. En verano, "muchas personas acuden a nuestras consultas con dolor en el pie derivado del uso del calzado inestable", apunta el especialista. Según indica, "la utilización frecuente de chanclas está relacionado con la fascitis plantar, que causa dolor en la planta del pie, sobre todo en la zona del talón, y puede irradiar por el arco plantar hacia el metatarso. El malestar es más intenso por la mañana, con los primeros pasos, y cede un poco con la actividad, para reaparecer tras estar un rato sentados o en reposo".


Para escoger unas buenas chanclas, los traumatólogos de Quirón Bizkaia recomiendan aquellas con sujeciones, tiras o correas anchas, "para que los dedos del pie y la musculatura de la pierna no tengan que trabajar en exceso para mantener el pie dentro del calzado". También es bueno que tengan suela anatómica y soporte para el arco y que sean profundas a la altura del talón".