Ésta fue una de las líneas expuestas por Susana Puig y Josep Malvehy, del Departamento de Dermatología del Hospital Clínic de Barcelona, en el 18º Congreso Europeo de Dermatología y Venereología, celebrado la semana pasada en Berlín. Ambos aseguraron a este semanal que usar las técnicas de diagnóstico por imagen, como la dermatoscopia o la microscopía confocal, junto con técnicas de genética molecular ayuda a mejorar el diagnóstico del melanoma.
Fuente: Gaceta Médica