La diabetes tipo I es una enfermedad congénita, por lo que su aparición no tiene absolutamente nada que ver con este alimento. El problema es que es la menos frecuente (apenas el 10% de los casos), y que la II, la más común, está íntimamente ligada con el sobrepeso? "Además, se ha observado un aumento de incidencia de esta enfermedad en aquellas sociedades que han evolucionado de tal manera que comen más y se mueven menos", afirma la Dra. Adela Rovira, del Servicio de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz. En otras palabras: lo que provoca diabetes no es el azúcar, sino un consumo excesivo que puede conducir al sobrepeso. "De hecho", apunta el Dr. Calle, "la relación entre estos dos factores es tan estrecha que ya se comienza a hablar de "diabesidad"".