Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

No todas las calorías son iguales, y menos en Navidad

La especialista en nutrición, Ainhoa Prat, nos explica desde el programa de radio Bilbao "A vivir que son dos días Euskadi" las claves que relacionan las emociones y la alimentación.

Los hábitos de vida están muy relacionados con las emociones. Por eso, Ainhoa Prat, nutricionista del Hospital Quirónsalud BizkaiaEste enlace se abrirá en una ventana nueva recomienda detenerse en las causas que condicionan nuestra alimentación. Más aún en estas fechas navideñas en las que, según explica, "se genera mucho estrés por el gasto, las compras o la planificación del menú".

Prat sostiene que "comer es un acto sensorial" al que hay que dedicar tiempo. Por eso, apuesta por el mindfulness y disfrutar del momento saboreando cada bocado. Son muy habituales los atracones por estas fechas, "porque nos parece que hay alimentos que no disfrutaremos durante el resto del año. Éste es el motivo por el que la comida se convierte en un antídoto que nos da placer a corto plazo".

Explica Prat que "tenemos que conectar con nosostros, saber escuchar lo que nos dicen las emociones, sentirlas sin juzgar si son buenas o malas. Debemos preguntarnos para qué es cada emoción, y para eso, debemos tomarnos el tiempo necesario". El mejor recurso, según detalla, es la respiración. Otra recomendación para sacar las emociones es hablar y escuchar más.

Para los compromisos que se avecinan, Ainhoa Prat recomienda los productos de temporada. Propone ensaladas templadas, cremas o consomés, platos que no llenen mucho, y de sengundo, una merluza, un rodaballo o un besugo acompañado de unas verduritas. También subraya la importancia de cuidar no solo lo que comemos sino también lo que bebemos. "Debemos reducir la ingesta de los refrescos, ya que no es lo mismo, por ejemplo, una caloría de una bebida de cola que una caloría de un aguacate", explica. "Lo que le va a hacer a tu cuerpo no tiene na da que ver. Con el refresco, subirá la glucosa y el organismo lo va a metabolizar de otra manera. El aguacate es grasa saludable". Además, recuerda que la digestión comienza en la boca. De esta manera, el alimento ya llega preprocesado al estómago, se saborea más y se recibe la señal de "estoy lleno". Todo ello debe ir acompañado de movimiento como caminar o bailar, muy útil también para sacar las emociones.