ultrasonidos_deteccion_meningitisLa sonda mide el número de glóbulos blancos en la sangre de pasa por la fontanella del bebé.

La meningitis es una infección grave que afecta de forma importante a recién nacidos y lactantes. Para diagnosticar esta enfermedad se debe realizar a los bebés a una punción lumbar y así poder analizar la presencia de glóbulos blancos elevados en el líquido cefalorraquídeo. Si es así, es altamente probable que el bebé padezca una meningitis, que se confirmará tras un estudio bacteriológico o virologico. "Esta prueba es necesaria para detectar la enfermedad; sin embargo, es invasiva, precisa de un laboratorio y en ocasiones por ser traumática puede contener sangre; si es así, no es valorable lo que supone someter al bebé a una prueba invasiva innecesaria ", explica el doctor Fernando CabañasEste enlace se abrirá en una ventana nueva, jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid y Quirónsalud San José y pionero en la ecografía cerebral.

Para evitar estas pruebas la empresa New Born Solutions, spin off del Consorcio Madrid-MIT M+Vision y CSIC, con el apoyo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid y otros centros de investigación como la Hospital Universitario La Paz, el Clínico San Carlos, en Madrid; el CSIC y la fundación IS Global, del Hospital Clínico de Barcelona y las empresas españolas Eneso y Stimulo están desarrollando una herramienta no invasiva para descubrir si un bebé tiene meningitis o no.

"Estamos desarrollado un emisor de ultrasonidos de alta resolución (inocuos para el bebé) que son capaces de realizar mediciones de celularidad a poca profundidad. Los ultrasonidos son emitidos por un cabezal de punta muy fina que se dispone sobre la fontanela del bebé. Los ultrasonidos miden el número de glóbulos blancos en el líquido de esa zona. Si existen niveles altos de glóbulos blancos se supone infección. Si, por el contrario, los niveles son normales y la percepción clínica es positiva, es posible descartarla sin realizar una punción lumbar al bebé", detalla Javier Jiménez, fundador de New Born Solutions, empresa que está desarrollando el dispositivo.

"Si conseguimos mostrar la efectividad de esta herramienta evitaremos punciones lumbares innecesarias a los bebés. Ofreceríamos al clínico una herramienta muy útil y costo-efectiva para el despistaje de meningitis mediante una herramienta no invasiva, además este equipo permite al especialista repetir la prueba cuando sea necesario sin riesgo para el pequeño paciente, por ejemplo, para evaluar su respuesta al tratamiento.

El dispositivo está en fase de estudio. Los estudios se están realizando en bebés de menos de un año que son los que poseen un sistema inmune más inmaduro y los que tienen una mayor probabilidad de sufrir una infección que se extienda al sistema nervioso central motivo por el cual es la población en la que mayor número de punciones lumbares se realizan.

"Esta investigación, de gran utilidad en los países más favorecidos, es vital en países en vías de desarrollo en los que no es factible realizar una punción lumbar a un bebé por la inexistencia de laboratorios que analicen los resultados. Esta herramienta permitiría detectar los casos de meningitis que podrían ser tratados de forma adecuada", concluye Javier Jiménez.