unidad_dolormlgImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLas técnicas que se aplican en las unidades del dolor para aliviar las molestas que padecen las personas con problemas musculares o articulares como consecuencia de una lesión deportiva o tras sufrir un traumatismo o accidente laboral o de tráfico, aceleran considerablemente la recuperación. Así lo asegura el jefe del servicio de anestesiología de Quirón Tenerife, el doctor Javier Santos Yglesias, quien dirige desde hace ya nueve ediciones el curso 'Ecografía aplicada a la anestesia regional y a las técnicas de tratamiento del dolor', que se inaugura el jueves 26 en la Isla y que cuenta con el aval de la Sociedad Europea de Anestesia RegionalEste enlace se abrirá en una ventana nueva, entre otras organizaciones.


'Muchas personas, incluidos algunos sanitarios, tienen la idea de que el dolor es normal, sin embargo, los expertos en esta materia trabajamos con un concepto totalmente opuesto. A veces cuesta entenderlo, pero tenemos queromper con la idea de que hay que sufrir y aguantar el dolor. Hoy en día hay muchas técnicas para evitar que éste se perpetúe y debemos trabajar para que así sea', subraya el especialista.


Los bloqueos guiados por ecografía que se llevan a cabo en la Unidad del Dolor de Quirón Tenerife son cada vez más frecuentes y desde el punto de vista de su responsable son especialmente útiles en pacientes jóvenes y en edad laboral que han sufrido alguna lesión practicando deporte o algún traumatismo en su vida diaria. Explica que el tratamiento consiste en infiltrar analgésicos entre dos y tres veces al mes, al tiempo que mantienen reposo. Una vez abordado el problema del dolor, pueden empezar sin él la rehabilitación. 'Se trata de prevenir la aparición de procesos dolorosos crónicos y complejos', apunta el especialista.


De esta forma, los ejercicios, masajes y terapias físicas que realizan en las sesiones de fisioterapia no resultaran dolorosos, lo que hace que sean mucho más efectivos y que, por lo tanto, se acelere considerablemente la recuperación y la reincorporación del paciente a su actividad laboral o deportiva. No obstante, en función de la actividad física que realicen y de su trabajo, los afectados deben ser vistos en las unidades del dolor cada tres o seis meses para decidir si es necesario repetir el tratamiento o no. Al mismo tiempo, esto permite a los especialistas anticiparse a la aparición de procesos crónicos que limitaran la vida del paciente en su vida posterior.


'Podemos tratar la gran mayoría de las lesiones musculares, tendinosas y de ligamentos, así como losproblemas articulares de rodilla, tobillo, codo, muñeca, cadera, hombro, y columna', indica el doctor Santos, quien explica que con esta misma técnica se pueden infiltrar también factores de crecimiento y otras sustancias analgésicas, antiinflamatorias y regenerativas en la zona dañada. Los pacientes pueden recuperar perfectamente y de manera más precoz la actividad física, aunque también han de ser conscientes de que deberán adaptar el deporte y su actividad física laboral y/o social que realizan a su estado de salud y edad, para así evitar volver a sufrir lesiones ocasionadas por un sobreuso o mal uso de las articulaciones y todo lo relacionado con sus músculos y esqueleto.

Ecobloqueos


El doctor Santos señala que el uso del ecógrafo para aplicar anestesia regional reduce hasta cuatro veces el consumo de anestésicos, ya que al poder guiarse por la imagen, los especialistas llegan a los nervios con mayor precisión y, por lo tanto, el fármaco es mucho más eficaz. Además, al administrarse directamente en la zona afectada y no por vía oral, se evitan los efectos secundarios que pueden producir en el estómago, los riñones, etc.


'Su demostrada eficacia ha hecho que los bloqueos eco-guiados sean cada vez más frecuentes en las diferentes especialidades implicadas, sin embargo, los pacientes siguen llegando a la consulta y a nuestras unidades del dolor como último recurso, cuando lo mejor es que vengan desde que se produce la lesión, así el tratamiento tiene muchas más probabilidades de tener éxito que cuando el dolor ya se ha hecho crónico, y podremos prevenir secuelas más difíciles de tratar', concluye el experto.