ruedaweb


La meningitis bacteriana es una de las enfermedades infecciosas más graves que existen, ya que lleva aparejada una tasa de mortalidad del 25% y, en aquellos pacientes que la superan, puede causar graves complicaciones como el retraso psicomotor, la sordera o la epilepsia. Todo ello, unido al hecho de que es una enfermedad que afecta sobre todo a menores de edad, y en especial a niños pequeños, hace de la meningitis una de las enfermedades más temidas por los padres de menores.

Sin embargo, la epidemiología de esta enfermedad ha cambiado sustancialmente en los últimos años debido sobre todo a la extensión de las vacunas conjugadas, y en concreto del empleo de la vacuna heptavalente contra la patología, que se caracteriza por la inflamación de unas membranas de tejido, denominadas meninges, que recubren totalmente el cerebro y la médula espinal.

La proliferación de las vacunas conjugadas ha conseguido disminuir "la tendencia creciente observada en los años precedentes, con una llamativa reducción de los serotipos vacunales en los episodios que afectan a la población infantil", según ponen de manifiesto distintos especialistas en la monografía Meningitis, encefalitis y otras infecciones del Sistema Nervioso Central, editada por ElsevierEste enlace se abrirá en una ventana nueva, que fue presentada este jueves en la Clínica La Luz de Madrid. En concreto, según un estudio recogido en el libro, la incidencia de la enfermedad ha pasado de 3,5 casos por 100.000 habitantes antes de la introducción de las vacunas a 0,8 casos, lo que se traduce en medio millar de casos al año en España.

El libro, coordinado por los responsables de la Unidad Integral de Neurología de La Luz, los doctores Este enlace se abrirá en una ventana nuevaValentín Mateos y Jesús Porta-Etessam, destaca cómo la introducción de la vacuna conjugada frente Haemophilus influenzae de tipo b en la década de los 90, cuando este bacilo estaba implicado en el 90% de casos de meningitis en menores de 5 años, "ha derivado en la desaparición casi absoluta de portadores faríngeos asintomáticos, así como de la incidencia de la meningitis y otras formas invasivas causadas por este agente".

Sin embargo, las meningitis causadas por otras bacterias como la Neisseria meningitidis (meningococo), que causa el 60% de los casos en la actualidad, siguen muy presentes.


AUMENTAN LOS CASOS EN MAYORES DE 14 AÑOS

No obstante, tal como ponen de relieve los autores, de ser una enfermedad "predominantemente infantil" la meningitis bacteriana sigue un patrón nuevo en el que cada vez más "se observan más casos en la población mayor de 14 años que en los menores de esta edad".

Al margen de la vacunación, y del aumento de casos en mayores de 14 años y adultos, el doctor Jesús Porta-Etessam pone de relieve la importancia de realizar un diagnóstico precoz, para lo que es esencial tener "un alto índice de sospecha" ante cualquier paciente con varios síntomas (fiebre, rigidez de nuca, cefalea, alteración de la conciencia, náuseas, vómitos y convulsiones).

Por ello, a su juicio, "ante cualquier paciente con un cuadro meníngeo hay que plantearse la realización de una punción lumbar" con el fin de analizar el líquido cefalorraquídeo y confirmar o descartar la presencia del agente causante. De hecho, la punción lumbar constituye "la prueba más importante en el diagnóstico y en la decisión del tratamiento antibiótico más adecuado".

Al margen de la meningitis, los neurólogos abordan en la presente monografía las últimas novedades en torno a otras enfermedades como las encefalitis, las enfermedades causadas por toxinas bacterianas (botulismo, tétanos), las manifestaciones neurológicas de la infección por VIH o las patologías causadas por priones, como el llamado mal de las vacas locas, entre otros.

En este sentido, el doctor Valentín Mateos señala que "estos procesos forman parte del diagnóstico diferencial de muchos síndromes neurológicos, y plantean al clínico todo un reto por cuanto el diagnóstico debe ser siempre precoz a la par que certero como paso previo a decidir la mejor opción terapéutica a utilizar en un paciente, dado que en tanto de ello puede depender su vida o que esta lo sea sin secuelas".