ventanaweb


Un equipo de investigadores de la Universidad de CaliforniaEste enlace se abrirá en una ventana nueva han desarrollado un implante transparente realizado con material cerámico que, implantado en el cráneo, permite a los médicos ver el cerebro humano y realizar a través del mismo tratamientos con láser con las mínimas complicaciones.

Este avance, que se publica en el último número de la revista Nanomedicine: Nanotechnology, Biology and MedicineEste enlace se abrirá en una ventana nueva, abre la puerta a nuevos tratamientos para pacientes con graves patologías como los tumores cerebrales o los traumatismos craneoencefálicos.

Aunque ya exitían implantes transparentes realizados a partir de cristal, el desarrollado por los investigadores de la Universidad de California es el primero concebido para ser utilizado en seres humanos y además está realizado a partir de un material mucho más resistente: la zirconia estabilizada con itrio, un tipo de cerámica que hasta ahora se ha usado en implantes y coronas dentales.

En este caso, sin embargo, los investigadores, dirigidos por Guillermo Aguilar, profesor de Ingeniería Mecánica del Instituto Bourns de Riverside, dependiente de la citada Universidad estadounidense, han procesado el material hasta conseguir convertirlo en transparente.


VENTAJAS PARA EL PACIENTE

Gracias a esta ventana abierta al cerebro los especialistas podrán realizar tratamientos con radiación láser de forma repetida sin necesidad de realizar previamente varias trepanaciones. Aparte de las obvias ventajas para el paciente, esta prótesis permitirá el avance de nuevos desarrollos en el tratamiento del cáncer cerebral con técnicas de imagen y láser, procedimientos hasta ahora limitados precisamente por la necesidad de realizar craneotomías previas.

"Este es un primer paso crucial hacia un nuevo concepto de tratamiento que nos proporcionará un medio viable para el acceso óptico a amplias áreas del cerebro, las veces que sean necesarias y a lo largo del tiempo, sin necesidad de hacer varias trepanaciones", explica el doctor Devin Binder, otro de los miembros del equipo.