Ignacio Cueto, ginecólogo y experto en suelo pélvico de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, subraya que "aplicación médica no tiene ninguna, pero como alternativa de bajo coste a una cirugía podría, aunque no es algo habitual, ni mucho menos". Cueto aclara que "la membrana, en principio no se puede "pegar", es el anillo himeneal el que se rompe con la penetración y se puede reconstruir. Además, puede sangrar, pero no siempre ocurre así. De hecho, existen diferentes tipos de himen según su morfología, si es más o menos poroso... Y también influye el tamaño de la vagina, si es más estrecha o más ancha.
Fuente: La Razón