Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Vuelta a las rutinas, vuelta al deporte

El inicio de curso es el momento del reencuentro laboral con nuevos proyectos y propósitos, de activar progresivamente los motores, volver a las rutinas, regular los horarios y las dietas. Sin embargo, siempre hay que hacerlo de forma saludable y con la ayuda de expertos. El Dr. Vicente López, jefe de la Unidad de medicina Deportiva del Hospital El Pilar, nos da algunas recomendaciones.

Introducir la actividad física en este mes es habitual. Tanto si nuestro objetivo es retomar una rutina deportiva previa o iniciarla y lo que es más importante prolongarla en el tiempo, podemos ser víctimas de un inicio demasiado brusco y poco planificado, queriendo recuperar rápidamente el tiempo perdido y resituarnos en el punto en donde lo habíamos dejado tras los excesos y la inactividad vacacional, o en el caso de ser novatos, sucumbir desanimados a un infructuoso inicio

Ya que el objetivo es estar sano deportivamente durante todo el año, merece la pena realizar una actividad organizada y progresiva. Una pequeña lesión desapercibida o mal tratada puede repercutir en el rendimiento a medio-corto plazo y condicionar largos parones en nuestra actividad física.

Repasando los motivos de consulta más comunes en nuestro despacho médico, específicamente en esta época del año, destacan las lesiones musculares en forma de cervicalgias, lumbalgias y roturas fibrilares agudas en extremidades inferiores. Otras patologías crónicas por sobrecarga, las temidas fascitis y las tendinopatías (principalmente rotuliana y aquílea) frecuentes en corredores o en el caso específico del fútbol las pubalgias, vuelven a dar la cara tras un periodo de inactividad física si se somete al cuerpo a una carga de trabajo explosivo no progresivo.

Por todo ello puede ser recomendable la realización de un estudio médico previo al inicio de la actividad, existen tres tipos en función de nivel y grado de actividad deportiva.

El de nivel uno, está dirigido a individuos que deseen iniciar una práctica deportiva o que practiquen ejercicio físico recreativo con regularidad. Ha de incluir una historia clínica completa ( entrevista médica sobre antecedentes personales y familiares), una exploración física general, cardiaca y del aparato locomotor, un estudio antropométrico básico, una podoscopia estática y un electrocardiograma de reposo. En nivel dos (deportistas adultos aficionados o de competición) a las pruebas anteriores se añade una prueba de esfuerzo, que en el nivel tres (profesionales o alto rendimiento) se realiza con medición de parámetros metabólicos.

Seguir consejos de profesionales en la elección del plan de entrenamiento más adecuado en esta época del año puede ser muy útil, la transmisión de pequeñas estrategias personalizadas puede mejorar el rendimiento tanto de los deportistas habituales como de los más novatos.

La rutina de calentar y estirar debe ser respetada litúrgicamente, es recomendable seguir protocolos ordenados, sencillos y reproducibles antes de cada actividad física. Siendo básico mantener una adecuada alimentación e hidratación para esta fase deportiva específica del año, reponiendo los nutrientes y minerales que nuestro organismo necesita específicamente.

Es clave escuchar nuestro cuerpo, interpretar correctamente la información que nos trasmite ayuda a prevenir lesiones, proporcionando la motivación necesaria para incorporar y mantener una rutina deportiva establecida como un hábito más de salud en nuestra vida que mejore nuestro bienestar tanto físico como mental. Por todo ello, ánimo con la vuelta al deporte.