da_vinci_toracicaEl servicio de cirugía torácica de Hospital Universitario Quirón Madrid ha practicado la extracción de un lóbulo pulmonar en un paciente oncológico con elrobot da Vinci. La intervención robótica logra "una menor tasa de complicaciones, menor pérdida de sangre, una estancia hospitalaria más corta, menor dolor postoperatorio, menos días en los que es necesario drenaje torácico y mejor calidad psicológica tras la cirugía, gracias a que se lleva a cabo mediante pequeñas incisiones que dejan en el paciente cicatrices mínimas", explica el doctor Javier Moradiellos, jefe asociado del servicio de cirugía torácica del centro y cirujano responsable de esta intervención pionera en nuestro país.

El sistema quirúrgico da Vinci permite una visión tridimensional de alta definición del interior del enfermo, lo que mejora la percepción del cirujano en comparación con otras técnicas, como la videotoracoscopia, que es una técnica mínimamente invasiva en la que el cirujano ve el interior del enfermo en un monitor. La extracción del lóbulo pulmonar se hace al final de la intervención, ampliando ligeramente una de las pequeñas incisiones que se utilizan para insertar los brazos robóticos.

da_vinci_toracica_grandeImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto

El doctor Andrés Varela observa cómo se desarrolla la intervención del robot quirúrgico da Vinci.

"El robot da Vinci desarrolla mayor precisión durante la cirugía, ya que el sistema realiza un escalado del movimientos de las manos del cirujano. Por ejemplo, un desplazamiento de las manos de 10 centímetros en el panel de control del cirujano, se traducen en unos pocos milímetros de movimiento de las pinzas de los brazos robóticos dentro del enfermo, lo que ayuda a la seguridad de la intervención", abunda el doctor Moradiellos.

Respecto a las técnicas de vídeo que se hacen habitualmente para la extracción de lóbulos pulmonares, la intervención con el da Vinci ofrece "mayor capacidad de manipulación; frente a los tres ejes en los que se manipula en la videotoracoscopia, el instrumental robótico confiere al cirujano 16 grados de libertad de movimiento, mayores que los de la mano humana", comenta el doctor Andrés Varela, jefe del servicio de cirugía torácica del Hospital Universitario Quirón Madrid.

Primera lobectomía robótica en España

Con el robot da Vinci, la coordinación entre la visión y los gestos quirúrgicos es más fácil. "La precisión de los movimientos aumenta la confianza del cirujano y permite cirugías más completas", subraya el doctor Moradiellos, que cree que numerosas intervenciones de torácicas se beneficiarán de la cirugía robótica: "Hemos realizado la primera lobectomía robótica en España y creemos que la mayoría de las que actualmente se efectúan por videotoracoscopia se pueden hacer mediante cirugía robótica. La técnica robótica también puede utilizarse para la extirpación de tumores del mediastino anterior y timomas, así como tumores del mediastino posterior, abarcando gran número de patologías torácicas".