La Seguridad del Paciente se ha convertido en una cuestión de primer orden en las políticas sanitarias internacionales. Según aseguran los expertos en la materia, reunidos en el III Seminario de Excelencia y Seguridad del Paciente organizado por Quirónsalud,la única forma para superar los retos actuales en Seguridad del Paciente es "fomentar el intercambio de información entre países, tanto en relación a los casos de éxito, como investigaciones en curso e identificación de nuevos problemas".

Seminario Int Seg Paciente y Excelencia Clínica

"La Seguridad del Paciente y la búsqueda de la excelencia en la gestión sanitaria se encuentra actualmente en la agenda de todas las instituciones responsables de la Sanidad tanto en España como en el resto de países del mundo", asegura el Dr. Raimon Belenes, coordinador del seminario celebrado hoy en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud.

Para el Prof. Charles Vincent,profesor de Psicología de la Universidad de Oxford e investigador senior del National Institute of Health Research Center, el futuro en materia de Seguridad del Paciente pasa por la necesidad de ver la salud a través de los ojos del paciente. Así lo ha asegurado hoy durante su ponencia, defendiendo que "es importante analizar cómo la seguridad se desarrolla en distintos contextos y poder gestionar desde una visión estratégica y práctica que se mantenga a lo largo del tiempo". Una postura compartida por la Dra. Danielle Ofri, médico internista en el Hospital de Bellevue y profesora de Medicina en la Universidad de Nueva York, quien también ha resaltado el papel del paciente a la hora de desarrollar y mejorar los sistemas de gestión sanitaria: "hay dos aspectos fundamentales que los médicos deben aspirar a mejorar. El primero es su capacidad de escucha, para comprender la situación personal del paciente y adaptar esa información al tratamiento" – explica – "la segunda, es la transmisión de esas vivencias e impresiones a sus colegas. La transmisión de conocimiento es la forma más útil para avanzar en este ámbito".

Un campo que, a pesar de los grandes avances, sigue teniendo por delante retos particulares en nuestro país: "Una de las principales trabas en España en esta materia es la cultura purista de la profesión sanitaria, que percibe el fallo como algo negativo para el profesional", explica el Dr. Belenes. "Los profesionales sanitarios son, ante todo, personas; y por consiguiente, ese hecho natural acarrea fallos. Sin embargo, el error no está en el fallo en sí, sino en el miedo a afrontarlo y reportarlo, ya que esa es la única manera de poder poner un caso bajo estudio y encontrar un proceso de seguridad que pueda evitarlo", añade.

22 nuevos indicadores de seguridad

Es por ello que en su tercera edición, el seminario tiene como punto central la influencia de las emociones en el ejercicio de la actividad clínica. "Tal y como han expuesto los expertos internacionales en la jornada, esta es ya una visión aceptada por otros países", señala la Dra. Leticia Moral, directora general de Asistencia, Calidad e Innovación de Quirónsalud.

"Desde el Grupo Quirónsalud ya estamos trabajando en esta línea para potenciar ambos aspectos, a través de una estrategia en Seguridad del Paciente común en todos nuestros centros. Entre algunas de las últimas medidas, cabe destacar la incorporación de 22 nuevos indicadores de seguridad, la implantación de prácticas seguras como la conciliación de la medicación o el apoyo a la formación en seguridad al paciente para todo nuestro personal", ha asegurado Moral.

La Seguridad del Paciente, un asunto internacional

Para la Dra. Itziar Larizgoitia, evaluadora Senior en la Dirección General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el flujo de información entre países es una herramienta fundamental para hacer frente a los grandes retos de Seguridad del Paciente, "la mejora de la calidad de los sistemas sanitarios pasa por el partenariado entre distintos países para facilitar que otros sistemas también puedan beneficiarse de estos descubrimientos. Facilitar el trasvase de conocimiento y experiencias es una de nuestras principales líneas de trabajo a nivel internacional".

En esta línea lleva varios años trabajando la Organización Mundial de la Salud (OMS), que busca dar una mayor difusión del conocimiento en materia de transparencia y Seguridad del Paciente a través de varias líneas de actuación: "A día de hoy, la OMS está desarrollando diferentes vías de trabajo complementarias, que van desde la creación de políticas de sensibilización, hasta el lanzamiento de prácticas seguras", comenta la Dra. Larizgoitia.

Muchas de las líneas de trabajo propuestas por la OMS ya están siendo aplicadas en nuestro país, siendo España uno de los países pioneros en la realización de casos prácticos e investigación junto a países como Estados Unidos, Reino Unido o Japón. Uno de los ejemplos prácticos de más éxito internacional ha sido Bacteriemia Zero, un programa de formación diseñado para reducir las bacteriemias por catéteres venosos centrales que ha sido aplicado en las UCIs españolas y que se ha convertido en un ejemplo internacional, dando pie al desarrollo de otras iniciativas exitosas, saliendo incluso de las UCIs.

Sin embargo, según la Dra. Larizgoitia, para alcanzar esa cooperación es necesario dar un paso previo en materia de educación. "Es necesario que previamente los países sean capaces de fomentar una mayor formación en materia de seguridad y calidad de la atención desde todos los ámbitos, tanto desde los estudios universitarios hasta la formación continuada en todas las disciplinas", asegura la doctora. Es aquí donde reside la importancia de encuentros como el III Seminario de Excelencia y Seguridad del Paciente. Una jornada de referencia nacional que tiene como objetivo fomentar el movimiento de la información y conocimiento en el área de Seguridad del Paciente entre los profesionales sanitarios de nuestro país.