stent1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl servicio de radiología vascular e intervencionista de Quirón Sagrado Corazón,dirigido por el doctor Antonio Mayol Deja, ha realizado la primera intervención de aneurisma intracerebral con stent derivador de flujo de la sanidad privada sevillana.

Según explica el doctor Mayol, la intervención se realiza con abordaje endovascular por punción femoral derecha; a través de una pequeña incisión en la arteria se introduce un largo catéter por el cual se implanta el stent de derivación de flujo, que es una pequeña malla cilíndrica de gran densidad y que tiene como peculiaridad que restablece el flujo sanguíneo de la arteria y produce una trombosis del aneurisma por falta de riego sanguíneo.



El stent está fabricado de una malla muy tupida cuya función es mantener el flujo y dificultar que la sangre fluya por fuera de sus paredes y que por lo tanto, no penetre en el aneurisma. En palabras del doctor Mayol 'Es como facilitar un camino desde la parte sana de la arteria antes del aneurisma hasta la parte sana de la arteria después del mismo, al cabo de un tiempo se trombosa el aneurisma por falta de flujo'.

Este tipo de stent está indicado para aneurismas fusiformes, es decir, aquellos en los que está comprometido todo el perímetro de la arteria y en el que las soluciones tradicionales no dan resultado, siendo en este caso, pacientes candidatos a reintervención pasado un tiempo.

La intervención realizada se trataba de un aneurisma cerebral de la carótida supra-clinoidea, según relata el especialista, inoperable al tratarse de un aneurisma de tipo fusiforme, no tiene forma sacular y además presentaba un cuello muy grande. En este tipo de lesiones, a veces, es el único tratamiento posible, -no se pueden operar y tampoco se pueden embolizar con espirales o coils-, en estos casos se tratan con stents derivadores de flujo. La intervención se realizó con anestesia general, duró una hora y el paciente recibió el alta médica a las 48 horas.

Los aneurismas son enfermedades silenciosas, no suelen dar sintomatología concreta y en la mayoría de las ocasiones se descubren de forma casual al realizarse pruebas rutinarias por otros motivos. Pueden ser incluso de nacimiento o poder vivir con ellos toda la vida, el riesgo está en que si se rompen producen una hemorragia masiva de consecuencias fatales.