Es fundamental saber que antes de que un medicamento o producto sanitario entre a formar parte de un ensayo clínico, esta investigación ha sido aprobada por un Comité Ético de Investigación formado por diferentes profesionales del ámbito de la salud, profesionales del sector jurídico y representantes de pacientes. De manera que hayan podido evaluar si los beneficios que se pueden obtener con los resultados de la investigación superan los riesgos que suponen las acciones propuestas.

Además de esto, antes de la realización de cualquier ensayo clínico los medicamentos o productos sanitarios han pasado por una fase preclínica de experimentación animal donde se han medido todos los aspectos básicos de seguridad y toxicidad. Y toda esta información es sometida también a evaluación de las autoridades competentes nacionales como la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario.

Durante el ensayo clínico se adoptan también todas las medidas posibles para garantizar la seguridad de las personas que participan, para lo cual se realizan pruebas y visitas continuas que conllevan análisis de sangre, exploraciones físicas, procedimientos de diagnóstico por imagen, y por supuesto, entrevistas y contacto telefónico con el investigador médico encargado del ensayo clínico.