Esta prueba se basa en la tecnología de Array CGH y está diseñada específicamente para identificar ganancias o pérdidas de material genético causantes de trastornos del neurodesarrollo y síndromes polimalformativos, alcanzando la mayor capacidad de detección en 140 genes críticos.

¿A quién va dirigido?

* A pacientes con trastorno del espectro autista.

* A pacientes con discapacidad intelectual.

* A pacientes con otros trastornos del neurodesarrollo, con o sin dismorfias asociadas.

La prueba siempre ha de ir indicada y prescrita por un especialista, quien explicará posteriormente los resultados.

¿Por qué es recomendable?
  • El diagnóstico del autismo.
  • La discapacidad intelectual.
  • Otros trastornos del neurodesarrollo.
  • Síndromes polimalformativos.
  • Incrementa significativamente la posibilidad de llegar a un diagnóstico.
  • Mejora la calidad de vida del paciente y sus familias.
  • Se logra un manejo clínico adaptado a cada paciente, se puede conocer su pronóstico y facilita el consejo reproductivo a la familia.