Este estudio mide un panel de siete autoanticuerpos para detectar la posible presencia de cáncer de pulmón.

Cuando un tumor se desarrolla, las células tumorales producen proteínas anormales conocidas como antígenos. Los antígenos cancerosos son diferentes a los antígenos "normales", por lo que el cuerpo reacciona frente a estos antígenos produciendo autoanticuerpos.

Estos autoanticuerpos, pueden empezar a producirse en las primeras etapas del cáncer y se ha demostrado que están presentes en todas las etapas de la enfermedad, produciéndose en cantidades suficientes para ser detectadas en la sangre.

¿A quién va dirigido?

* A personas con alto riesgo de padecer cáncer de pulmón.

Esta prueba ayuda al especialista a calcular la probabilidad de malignidad de un nódulo pulmonar presente en una TC (tomografía computarizada) y siempre tiene que estar indicada por un especialista, en el contexto clínico del paciente.

¿Por qué es recomendable?

Casi el 80% de los cánceres de pulmón se diagnostican tarde, después de que se haya propagado hacia otros órganos. La detección temprana del cáncer de pulmón puede aumentar su probabilidad de sobrevivir a la enfermedad.

  • Con una detección precoz, la tasa de supervivencia a 5 años se triplica hasta el 56%.
  • La confirmación de la malignidad de un nódulo con esta prueba puede llevar a una intervención más temprana y mejores resultados.