Es una prueba que evalúa la respuesta de nuestro sistema inmune frente a determinados alimentos (más de 200). Para ello se realiza una extracción de sangre periférica al paciente, que deberá estar 6 horas en ayuno antes de la prueba, cuyos resultados estarán disponibles en 17 días laborables.

¿A quién va dirigido?

A aquellas personas que presenten alguno de los siguientes síntomas sin diagnóstico etiológico o/y sin mejoría con los tratamientos médicos habituales como:

* Diarrea

* Hinchazón abdominal

* Náuseas

* Acné

* Psoriasis

* Picor urticaria

* Dolor de cabeza

* Migraña

* Tos

* Bronquitis

* Asma

* Ansiedad

* Depresión

* Fatiga

* Dolor o rigidez muscular

* Fibromialgia

* Retención de líquidos

Si sigues algún tratamiento inmunosupresor no puedes realizarte esta prueba.

Recomendamos que esta prueba sea prescrita por un especialista, quien además te explicará posteriormente los resultados.

¿Por qué es recomendable?
  • La eliminación de la dieta de aquellos alimentos a los que se presenta hipersensibilidad (niveles de IgG anormales) proporciona una notable mejoría en un alto porcentaje de pacientes.