¿A quién va dirigido?

Se recomienda a todas aquellas personas que presenten síntomas gastrointestinales y desconozcan la causa. También a personas con sospecha clínica de alguna intolerancia a la lactosa, la fructosa o el gluten, o con antecedentes de intolerancias alimentarias. Los síntomas de intolerancia más comunes son dolor de cabeza o de estómago, diarrea, sobrepeso, fatiga crónica, inflamación de las articulaciones y problemas de la piel.

¿En qué consiste?

El test de genético de intolerancias alimentarias incluye el análisis de 3 genes para detectar si existe en ellos una mutación.


Primero deberás completar un cuestionario de salud.

Después te extraeremos una simple muestra de sangre.

En tan sólo 15 días tendrás los resultados del análisis.

¿Por qué es recomendable realizarse el test?

Los síntomas de las tres intolerancias, al gluten, la lactosa y la glucosa, son muy similares. Por eso este análisis genético nos permite determinar el origen de los síntomas para tratarlos de forma personalizada y efectiva. Estudiar cómo afectan los grupos de alimentos a cada individuo podría incluso evitar la aparición de los síntomas gracias a un diagnóstico precoz.