Hoy 21 de Septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, evento instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y auspiciado por Alzheimer's Disease Internacional (ADI) en 1994.

Con motivo de este día se celebra un gran programa de actos en todo el mundo con la finalidad de solicitar mayor investigación y concienciar a la sociedad de esta grave enfermedad.


foto DM Alzheimerfoto DM Alzheimer


La enfermedad de Alzheimer (EA) se considera la nueva epidemia del siglo XXI.

La EA es la primera causa de demencia neurodegenerativa a nivel mundial y supone un problema sanitario de primer orden. En estos momentos, se estima que 40 millones de personas en el mundo padecen una demencia atribuible a la EA y se prevé que esta cifra aumente de forma exponencial en las próximas décadas. El aumento de la esperanza de vida y el progresivo envejecimiento de la población aumenta la proporción de personas en riesgo de desarrollar una demencia neurodegenerativa. Como consecuencia, se espera que la prevalencia de la demencia debida a EA se doble en los próximos veinte años.


¿Cuál es la causa de la EA?

La causa de la EA es desconocida. Conocemos unos factores de riesgo, es decir condiciones que aumenta el riesgo de sufrir la enfermedad. Los factores de riesgo establecidos para la EA son la edad, la historia familiar y los factores genéticos. La edad constituye el primer y más importante marcador de riesgo. La incidencia y prevalencia de la EA aumentan progresivamente con el envejecimiento, tal y como demuestran los estudios epidemiológicos. Los factores de riesgo vascular (hipertensión arterial en la edad media de la vida, dislipemia, obesidad, sedentarismo, hábito tabáquico, diabetes mellitus), de forma individual o agrupada, constituyen otro factor de riesgo importante en la incidencia de la EA.

La EA de causa genética es rara, representado aproximadamente el 1% de los casos.


¿Cuáles son los mecanismos detrás de la degeneración neuronal?

Los mecanismos fisiopatológicos de la EA son muy complejos. Actualmente conocemos solo en parte de lo que pasa en las neuronas y las degenera. Sin embargo, unos de los mecanismos más conocidos son debido a la acumulación anómala de una proteína llamada Beta-amiloide. Sabemos que estos mecanismos inician muchos años antes del inicio de los síntomas.


¿Cómo evoluciona la EA?

La EA es una enfermedad crónica progresiva que se caracteriza por el deterioro de diferentes funciones cognitivas (memoria, atención, la orientación, la comprensión, el cálculo, el lenguaje y el juicio…). Este deterioro se suele acompañar de un alterado control emocional. La fase inicial de la enfermedad se llama deterioro cognitivo leve.


¿Cómo se diagnostica la EA?

El diagnóstico es complejo, sobre todo en fases precoces de la enfermedad. Normalmente requiere un abordaje multidisciplinar y así mismo un equipo experto.

La primera fase del diagnóstico se realiza en la consulta recompilando de forma detallas la historia clínica.

Hoy en día es posible realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad de manera acurada gracias a unas pruebas de diagnóstico avanzado. Este es un aspecto muy relevante que cada vez coge más importancia dado que el paciente y la familia tienen el derecho de conocer el diagnóstico y así mismo poder planificar el futuro.


¿Cómo se trata la EA?

La EA actualmente no tiene cura. Disponemos de tratamientos farmacológicos que ayudan a paliar algunos síntomas contribuyendo a una mayor calidad de vida de pacientes y familiares. Estos fármacos no modifican el curso de la enfermedad.

Hoy en día no contamos con ningún fármaco para prevenir la enfermedad. Sin embargo, cada vez más, hay evidencias que indican que reducir el riesgo cardiovascular (control de hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia...) y mantener unos hábitos de vida saludable (ejercicio, dieta equilibrada, mantenerse activo mentalmente...) es importante para reducir el riesgo de padecer la enfermedad.

En cuanto a novedades, en junio 2021 el organismo público de Estados Unidos responsable de la regulación de medicamentos, la Food & Drug Administration (FDA), decidió aprobar la comercialización del adacanumab (®ADUHELM es el nombre comercial), un fármaco con un posible efecto modificador sobre la progresión de la enfermedad. La aprobación de este fármaco ha generado numerosas controversias, debido a la interpretación de la eficiacia observada en los estudios. El fármaco se administra por vía endovenosa.

El adacanumab sería capaz de eliminar o reducir la producción anómala de la proteína amiloide.

Es importante tener en cuenta que, a fecha de hoy, solo está aprobado en Estados Unidos.


En el Hospital Quirón Barcelona, un equipo de neurólogos y neuropsicólogos, con la ayuda de técnicas de imagen avanzadas, diagnostican y atienden a los pacientes con cualquier sospecha de demencia.



*Artículo escrito por el Dr. Delón La Puma mienbro del Servicio de Neurología del Hospital Quirónsalud Barcelona


Delón La PumaDelón La Puma



Etiquetas: Alzhemeir