• Es la muerte de una parte del corazón debido a la obstrucción, por un coágulo de sangre, de alguna de las arterias que dan sangre al corazón.
  • Los síntomas son parecidos a los de una angina de pecho pero de mucha mayor intensidad y suele acompañarse también de dolor en brazos, sensación de falta de aire, sudoración y ganas de vomitar.
  • Puede aparecer en reposo y es una enfermedad grave que requiere atención médica urgente e ingreso en hospital.
  • Después de este ingreso muchos pacientes pueden llevar a cabo una vida normal, aunque depende del tamaño del infarto, siguiendo revisiones por su médico de atención primaria y cardiólogo.

¿Qué son los stents?

Los stents son dispositivos metálicos de forma tubular que se introducen en las arterias coronarias con el fin de resolver obstrucciones en las arterias coronarias. El stent para su liberación en la arteria coronaria, esta montado sobre un balón de angioplastia, el inflado de dicho balón libera el stent.


Existen dos tipos de stents claramente diferenciados


Convencionales ("stent desnudos" o sin fármaco): normalmente de acero o cromo-cobalto, no llevan un polímero con fármaco, por lo que su mayor limitación es la reestenosis (estrechamiento progresivo del stent).

Recubiertos: estructuralmente son similares y en algunos casos iguales que los stent convencionales. La diferencia fundamental radica en la presencia de un polímero recubierto de un fármaco antiproliferativo encaminado a reducir la reestenosis, en cambio se han relacionado con una mayor tasa de trombosis (oclusión aguda del stent) por lo que requieren mantener un tratamiento antiagregante más prolongado.