La Endocrinología Pediátrica, a diferencia de la Endocrinología del adulto, se centra sobre todo en aspectos como el crecimiento y el desarrollo y se encarga del diagnóstico, tratamiento y supervisión de trastornos hormonales desde la época neonatal hasta el final de la adolescencia.


Los niños no son simplemente adultos en pequeño. Como individuos en crecimiento tienen necesidades especiales relacionadas con su crecimiento y desarrollo.

Adicionalmente, sus necesidades psicológicas son distintas a los de los adultos.

Los problemas hormonales que afectan el crecimiento o el desarrollo sexual pueden tener efectos significativos en el bienestar físico y emocional del niño. Los endocrinólogos pediátricos son sensibles a estos aspectos.

Motivos de consulta más frecuentes en endocrinología pediátrica:

  • Talla Baja
  • Obesidad
  • Trastornos de la pubertad
  • Trastornos tiroideos
  • Dislipemias e hipertensión arterial
  • Patología hipofisaria y suprarrenal
  • Diabetes Mellitus y otras causas de hiperglucemia
  • Trastornos de la conducta alimentaria
  • Dismorfología asociada a trastornos endocrinos
  • Asesoramiento genético
  • Metabolismo fosfocálcico (Vitamina D)
  • Genitales ambiguos / intersexualidad / otros trastornos gonadales
  • Disconformidad de género en la infancia y la adolescencia