Los otorrinolaringólogos tratan las enfermedades que afectan al oído, las vías aerodigestivas superiores (nariz, senos paranasales, faringe y laringe) y las estructuras próximas de la cara y el cuello.

Estas afecciones incluyen aquellas patologías que afectan los sentidos, como trastornos del oído y del equilibrio o problemas del olfato y el gusto. También tratan pacientes con enfermedades que afectan su voz, respiración y deglución, así como a aquellos con patologías de cabeza y cuello, incluida la base del cráneo y la órbita, en colaboración con otras especialidades.

Los especialistas ORL tratan pacientes de todas las edades, desde bebés recién nacidos hasta personas mayores. Utiliza microscopios y endoscopios en consulta así como otros dispositivos para medir la audición. La otorrinolaringología es probablemente la especialidad que tiene la gama más amplia de operaciones, desde procedimientos importantes de cabeza y cuello con colgajos y reconstrucciones complejas hasta cirugía microscópica de oído pasando por el uso del endoscopio en las cirugías nasales y de oído y cirugía asistida por robot.