HISTORIA DEL HOSPITAL LA LUZ. EL INICIO

El porqué de nuestro éxito

La Clínica La Luz nació en 1978 como el centro privado médico más grande de Madrid. Lo tenía todo, tamaño, eq

Primer logoPrimer logouipamiento y los mejores profesionales. Y como todas las grandes obras surgió de una gran idea. Julián Simón Zurita, jefe de un gran grupo empresarial, le preguntó a su yerno José María Sánchez de la Peña, ingeniero de caminos: "¿Te atreverías a hacer una clínica?" El reto fue aceptado y desde entonces pasó a convertirse en el presidente del consejo de administración del nuevo centro. El nombre se lo otorgó Julián Simón Zurita y José María Sánchez de la Peña diseñó el primer logo.


Una vez edificado, restaba contratar al personal médico. Sabían que el éxito de un centro hospitalario depende de contratar a los mejores profesionales. Y ese fue su objetivo desde el comienzo. Para esa función nombraron Director Médico al Dr. Gonzalo Cabanillas, entonces Subdelegado de los Servicios Sanitarios de la Seguridad Social y personalidad que contaba con una larga trayectoria en la gestión hospitalaria al frente de grandes hospitales como el Miguel Servet, el Valle de Hebrón o el Doce de Octubre. Juntos entrevistaron y contrataron a los diferentes especialistas necesarios para la puesta en marcha de la clínica. De esta forma, alrededor de 250 trabajadores - entre médicos, celadores, enfermeros y auxiliares de enfermería- conformaron el equipo con el que se inauguró la Clínica La Luz. Como afirma el Dr. Pedro Escartín, Responsable de la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Endoscopia Digestiva hasta su jubilación en 2016, "la plantilla la formaban médicos que irradiaban prestigio y ese era el imán que hacía que los pacientes fuesen allí, a consultas privadas que ellos mismos sufragaban".


«La clínica -explica José María Sánchez de la Peña- se crea en un momento en que la medicina privada no tenía un gran empuje en Madrid. Estaba la Seguridad Social y una serie de buenas clínicas, casi todas de gestión privada y administradas por órdenes religiosas». La denominación de Clínica La Luz se explica por el contexto social de la época. "Hace 40 años sólo se consideraba hospitales a los centros de la Seguridad Social. Y además existían la Clínica Ruber, la Clínica La Milagrosa y otros sanatorios. Llamarlo hospital era atribuirse una categoría que no le correspondía".

D. José María SánchezD. José María Sánchez

José Mª Sánchez de la Peñay Gonzalo Bartolomé


El otro gran pilar para la puesta en funcionamiento de la clínica fue la figura del gerente. Para este cargo se contrató a Joaquín Bruquetas, que estuvo al frente de la dirección económica hasta hace unos años. Inicialmente Bruquetas empezó como Administrador y poco tiempo después ocupó la Gerencia. Como él mismo confiesa el Gerente hacía de todo. "Se le pide que la empresa funcione bien económicamente, que sea atractiva y gane dinero. Que esté bien equilibrada y que tenga muy buenos profesionales". Las responsabilidades de Bruquetas se enfocaron en el control de los balances económicos, de los ingresos y gastos. Así como de la adquisición de nuevos equipos. Él proponía al Consejo de Administración las inversiones necesarias para la compra de nuevas tecnologías.

Joaquín BruquetasJoaquín Bruquetas

Joaquín Bruquetas