rehabilitacion_cardiacarehabilitacion_cardiacaLos pacientes realizan ejericicio en un entorno controlado con un estudio electrocardiográfico constante.

Los pacientes que han sufrido un infarto que padecen insuficiencia cardiaca o tras una cirugía cardiaca teman realizar actividad física por miedo a sufrir de nuevo otro incidente cardiaco o empeorar su estado. Los problemas que sufren estos pacientes no son sólo físicos, sino también psicológicos, lo que les lleva a una vida cada vez más sedentaria que en vez de mejorar su patología, la empeora.

Con el fin de ayudar a que los pacientes recuperen un estado físico y mental saludable y eviten las recaídas, el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid ha puesto en marcha un programa de rehabilitación cardiaca que incluye ejercicio supervisado, apoyo psicológico y formación y ayuda para reducir factores de cardiovasculares como los relacionados con una mala alimentación o el tabaquismo.


¿En qué consiste el programa de rehabilitación cardiaca?


El paciente acude al Servicio de Rehabilitación donde realiza la actividad física en un entorno controlado. Además de recibir una prescripción de ejercicio adecuada a sus características individuales. También se identifican los factores de riesgo que han podido favorecer el infarto intentando modificarlos con asesoramiento nutricional y apoyo para dejar de fumar.

Los pacientes a los que se indica el programa de rehabilitación cardiaca son los que han sufrido un problema coronario y lo han superado, los que padecen insuficiencia cardiaca e, incluso, los que han sido intervenidos del corazón. Se incluye a los pacientes en un programa de dos meses en el que los pacientes realizan ejercicios dirigidos a mejorar tanto la resistencia como la fuerza. Durante las sesiones los pacientes llevan un dispositivo que permite al médico controlar su electrocardiograma en todo momento.

A los pacientes que padecían enfermedades del corazón antes se les prohibía hacer ejercicio, pero en las últimas décadas numerosos estudios han demostrado la importancia del ejercicio para una mejor recuperación del corazón y evitar recaídas. Durante el programa de ejercicio también se asesora al paciente a luchar contra los factores de riesgo cardiovascular que han podido favorecer la aparición del infarto, como la alimentación y el tabaquismo. También se les ofrecerá apoyo psicológico e, incluso, consultas urológicas tratamiento en casos de disfunción eréctil. Además, hemos preparado un programa de formación para que el paciente conozca qué le ha pasado y se conciencie de las medidas que podrán favorecer su recuperación. Al terminar los pacientes estarán preparados tanto física como mentalmente para reincorporarse a su vida habitual. El programa tiene una duración de dos meses pero pretendemos que los cambios en los estilos de vida que le proponemos duren para toda la vida.