El diagnóstico de la endometriosis se basa en tres pilares fundamentales:

  • Historia clínica (síntomas): Sospecharemos que estamos ante la presencia de una endometriosis en el caso de que aparezca dolor con la menstruación resistente al tratamiento analgésico convencional o dolor con las relaciones sexuales o a la defecación, sobre todo en fase perimenstrual.
  • Exploración pélvica (realizada en consulta).
  • Pruebas de imagen: ecografía transvaginal, resonancia magnética, ecoendoscopia anal, enema de doble contraste, etc.

Tratamientos médicos de la endometriosis

  • Tratamientos hormonales: pauta contínua de gestágenos, achos de baja dosis de forma contínua, achos de dosis estándard de forma secuencial, gestrinona (antiprogestágeno), danazol, análogos de la Gn-Rh, DIU mirena… NO CURAN LA ENFERMEDAD, pero mejoran el dolor asociado a la endometriosis y pueden ayudar a evitar las cirugías múltiples.. Todos son igualmente eficaces. Difieren en cuanto a perfil de efectos secundarios y coste económico.
  • AINES: Ayudan a controlar el dolor asociado a la enfermedad, inhibiendo la síntesis de prostaglandinas. Son más eficaces si se toman antes de que el dolor se manifieste o se haga muy intenso.
  • Otros: SERMS (selective estrogen receptor modulators), inhibidores de la aromatasa, SPRM´s (selective progesterone receptor modulators), inmunomoduladores, toxina botulínica…

Tratamiento quirúrgico de la endometriosis

Se reserva para las pacientes con dolor pélvico crónico que no responden, rechazan o tienen contraindicación para el tratamiento médico, tienen un evento anexial agudo (rotura de un endometrioma ovárico o torsión anexial), presentan una endometriosis pélvica severa (con obstrucción ureteral y/o intestinal) y pacientes con endometriosis ovárica asociada a dolor pélvico crónico e infertilidad.