Tengo dolor pélvico, ¿podría ser endometriosis?

El dolor es el hallazgo más frecuente asociado a la endometriosis. Habitualmente se localiza en el área pélvica afectada por la enfermedad. La localización anatómica más frecuente es el fondo de saco de Douglas, los ligamentos uterosacros y la hoja posterior del ligamento ancho. De este modo, estas áreas pueden ser irritadas durante los movimientos intestinales y las relaciones sexuales despertando el dolor con la defecación y la penetración profunda. El signo cardinal de la endometriosis rectal es el dolor con la defecación no necesariamente asociada con la menstruación. Sin embargo, la afectación vesical produce síntomas más inespecíficos, y podría existir una afectación extensa de la misma sin que ello produzca síntomas necesariamente.
El dolor de la endometriosis pélvica no intestinal generalmente se describe como un dolor lancinante, punzante, que ocurre de forma no necesariamente relacionada con la regla, (aunque pudiendo agravarse con la misma), dolor durante las relaciones sexuales y dolor con la defecación.
Otras causas de dolor pélvico incluyen quistes ováricos no endometriósicos, miomas, adherencias, adenomiosis, y otros factores desconocidos. Por esta misma razón no garantizamos el alivio completo del dolor tras la cirugía.
El sangrado menstrual abundante no es un síntoma primario de endometriosis, y en la mayoría de las ocasiones, no desaparece con la cirugía conservadora. Otros síntomas no necesariamente sugestivos de endometriosis son: dolor en miembros inferiores, cansancio, estreñimiento, diarrea y molestias al orinar.

¿Puede reaparecer la enfermedad después de la cirugía?

Si. El riesgo de reaparición de dolor tras el tratamiento quirúrgico conservador de la endometriosis (es decir, preservando el útero) es de un 15-20%, siendo más frecuente a lo largo de los dos primeros años post-cirugía. El riesgo de persistencia del dolor después del tratamiento quirúrgico radical (histerectomía) es de hasta un 15%. Hasta un 3-5% de las pacientes experimentan un empeoramiento de síntomas tras la histerectomía.

¿Puede el embarazo curar la enfermedad? ¿Mejora la cirugía laparoscópica la fertilidad de las pacientes con endometriosis?

El efecto de la gestación sobre la endometriosis todavía no está claro. No existe ningún estudio en el que se demuestre mediante la realización de biopsias que la gestación erradique o cure la endometriosis, aunque si puede inducir una mejoría en los síntomas asociados a la misma.
La cirugía laparoscópica mejora la fertilidad de las pacientes con endometriosis en estadios I y II de la r-ASRM con un nivel de evidencia científica II, asociando una tasa de gestación espontánea que oscila entre un 18 y un 30% a los 9 meses post-cirugía.

¿Puede la menopausia curar la enfermedad?

En la actualidad, los estudios que existen sobre menopausia y endometriosis basan sus conclusiones en una observación de síntomas .Hasta el momento, no existe ningún estudio publicado en el que se demuestre mediante biopsia que la menopausia erradica, destruye o cura la endometriosis. Tampoco existe ningún estudio disponible en la literatura en el que se demuestre mediante biopsia que la extirpación de los ovarios destruya o cure la enfermedad, aunque debido a que es una enfermedad estrógeno-dependiente, tanto la menopausia como la castración quirúrgica (extirpación de los ovarios) mejoran los síntomas asociados a la endometriosis.