cancer-pastillasImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLa quimioterapia constituye una de las opciones terapéuticas que se emplean en el tratamiento del cáncer. Consiste en administrar un fármaco o combinación de fármacos, en función del tipo de tumor, de su localización y estadio o de la edad del paciente. Busca la destrucción de las células del tumor alterando sus funciones metabólicas.

La quimioterapia se administra habitualmente como una combinación de varios medicamentos para aprovechar las distintas formas de matar células cancerosas de cada fármaco.

La duración de los tratamientos de quimioterapia es variable y depende del perfil oncológico del paciente. Habitualmente oscila entre los 3 meses y los dos años.

La mayoría de los tratamientos se agrupan en unos pocos días y se administran de forma intermitente o en "ciclos". El tiempo entre la administración de los ciclos suele estar habitualmente entre las 3 y 4 semanas.

Casi todos los medicamentos de quimioterapia se dan por vía intravenosa, a través de una vena visible en la piel, o por venas más gruesas que se alcanzan mediante catéteres centrales o Port a cath. Estos reservorios o Port a cath, son unos dispositivos que coloca el radiólogo intervensionista, canalizando con un catéter una vena central (vena subclavia). Este catéter se comunica con un reservorio de titanio y silicona que se palpa bajo la piel superficial y en el que se administra la medicación. Pueden permanecer en el cuerpo mucho tiempo, permitiendo que los fármacos lleguen a la sangre sin peligro de salirse de la vena, además evitando que el personal de enfermería necesite buscar una vena cada vez que necesita administrar una medicación u obtener un análisis de sangre. Cada mes aproximadamente es necesario sellarlos con heparina. Si el tratamiento se prolonga durante varios días, la administración del fármaco, se hace mediante un dispositivo llamado infusor.

Existen otras formas de administrar estos medicamentos pudiendo emplearse a veces la vía intramuscular, subcutánea o intratecal. En la actualidad también existen quimioterápicos orales. En estos casos sólo hay que acudir al hospital para recogerlos, previa autorización de su compañía, y realizar un estudio analítico para saber si se está en condiciones de iniciar el ciclo.