Radiografías simples

Son los rayos X, no requieren ninguna preparación y no hace falta citarse ni solicitar autorización. Se obtienen imágenes del interior de nuestro cuerpo y permiten tanto el diagnostico como su seguimiento.


Tomografía Axial Computarizada (T.A.C.)

También se le conoce como escáner. Se trata de un equipo de rayos X conectado a un ordenador que genera imágenes transversales del cuerpo, lo que permite una visualización del interior del organismo con mucho detalle y se encuentran representados tanto los huesos como los órganos, pudiéndose apreciar muchos tipos de lesiones y tumores.

En algunas ocasiones requiere el uso de contrastes para facilitar el reconocimiento de algunos órganos o tumores. Si fuera necesario el uso de estas sustancias, deberá firmar un consentimiento informado en el que vienen los efectos adversos que puede producir y además deberá permanecer en ayunas en prevención de que sufra vómitos durante la exploración.

En ningún caso es una prueba dolorosa, aunque puede resultar durante unos segundos molesta si el contraste es intravenoso. Al citarse, de todos modos, le informarán con más detalle según el tipo de prescripción.


Resonancia Magnética Nuclear (R.M.N.)

Es un procedimiento diagnóstico del que obtenemos imágenes del interior del cuerpo mediante ondas de radio que atraviesan los tejidos sometidas a un campo magnético que luego son procesadas por un ordenador.

Se realiza en el interior de un tubo que puede provocar, en algunos pacientes, algo de claustrofobia, de tal forma, que si usted cree que no va a poder aguantar la tensión, háblelo con su médico para programar una sedación.


Medicina Nuclear

Estas técnicas diagnósticas, también indoloras, basan su exploración en la utilización y distribución en el organismo de radiofármacos, que son sustancias radioactivas que pueden ser detectados por dos técnicas:


El PET (escáner para tomografías por emisión de positrones) o la Gammacámara (detector de radioactividad que capta las imágenes desde diferentes planos).


La Medicina Nuclear pretende determinar con sus técnicas las diferentes captaciones de los diferentes órganos y tejidos y así, extrapolar su actividad metabólica según la presencia de radiofármacos.


La mesa de exploración es similar a la del T.AC. En la mayoría de los casos se precisa de una vía periférica para inyectar el radiofármaco y deberá esperar a que se distribuya por el organismo durante un tiempo que puede llegar a ser de dos horas. La duración de la prueba en sí varía, pero puede durar más de 20 minutos e incluso una vez finalizada y supervisada en el monitor, en ocasiones se deben repetir algunas series. No se asuste si han de repetirle algunas imágenes, es frecuente y no significa nada.


Estas pruebas, es muy importante si hubiera alguna posibilidad de no acudir a realizarla, avisar con el mayor tiempo posible para no solicitar la elaboración del radiofármaco y que no realicen el envío (es muy costoso y pierde su actividad en muy pocas horas, lo que lo hace inservible). De todos modos, cuando solicite una cita, le volverán a llamar para confirmar su prueba, el día y la hora, ya que los radiofármacos se hacen "a medida". Asimismo resolverán sus dudas y le explicarán las condiciones en las que debe acudir a realizarse la prueba.


Si es usted mujer, deberá advertir al médico si está embaraza o en periodo de lactancia. Además de los procedimientos diagnósticos, dentro de la Medicina Nuclear existen otros terapéuticos (tratamientos) para tratar el cáncer de tiroides y otras afecciones tiroideas, con Iodo-131.


Radiología Intervencionista

Existen salas dispuestas para este tipo de procedimientos, en los que usando una vía de entrada venosa o la piel (percutánea), se introducen catéteres, endoprótesis, reservorios, etc.

Estas técnicas van guiadas a través de la piel mediante un seguimiento radiológico (Rx, T.A.C, ecografía, R.M.N.) que permite llegar al punto que se desee.


El procedimiento lo realiza un radiólogo especialista en estas técnicas y en ocasiones, si es necesario, puede ser necesaria una sedación e incluso una anestesia.


La radiología intervencionista ofrece una alternativa al tratamiento quirúrgico en muchas ocasiones.


Es muy frecuente que los oncólogos prescriban un reservorio o port a cath que permite la entrada a una vía venosa para recibir los ciclos de tratamiento sin tener que pincharle cada vez. Este reservorio se aloja bajo la piel y es colocado por un radiólogo intervencionista.


Ecografía

Es una técnica muy conocida y difundida por su uso durante el embarazo. Se generan imágenes por ultrasonidos que permiten abordar los órganos internos. Es un instrumento de diagnóstico inicial.

No requiere preparaciones específicas, salvo indicación médica, y su uso está muy extendido.


Entrega de resultados. En el momento en que le realicen la prueba le darán un documento en el que se especifica cuándo puede recoger los resultados. Es muy importante que tenga en cuenta que estos informes sólo se le pueden entregar a usted y si tiene que venir otra persona a recogerlos, deberá traer este documento de entrega firmado por usted, consintiendo la retirada por otra persona que deberá designar nominalmente y con la documentación que acredite a ambos.


Otros métodos de diagnóstico: endoscopias.

La endoscopia consiste en introducir una sonda provista con cámara por el tubo digestivo o urinario. El uso de la endoscopia digestiva en el campo de la oncología es cada vez mayor. Su importancia en la visualización y localización del tumor y la toma de la biopsia para su estudio anatomopatológico la hace imprescindible para el abordaje oncológico de los tumores digestivos. Además, hay que sumar que en muchos casos, su uso puede acompañarse de un tratamiento que permite extirpar el tumor o recanalizar con una prótesis un trayecto obstruido por la masa tumoral.


La endoscopia puede ser alta (abordaje oral) o baja (abordaje rectal) dependiendo a que tramo del tubo digestivo queramos llegar. Suele precisar de sedación para un mayor rendimiento de la prueba. En el campo de la urología el fundamento y la versatilidad, es paralelo a lo referido con anterioridad, pero para los tumores de vías urinarias.